sábado, 31 de diciembre de 2011

PIDE UN DESEO


¡Se acaba el 2011!
Con lo bueno y con lo malo, otro que se va raudo y veloz dejando paso al siguiente.
El fin de año me toca. En mi casa, en esta unidad funcional que formamos mi chico y yo, existe una tradición que dura desde el inicio de la convivencia: el año se despide en el hogar, con fiestecita amistoso - familiar, una buena cena, un buen postre, sus doce uvas y un buen brindis, que este año haremos con cava de Can Xamós.
Tengo que contarte esto: una de las experiencias más chulas del 2011 la pasamos con amigos en las bodegas Xamós de la família Tutusaus. Entras sin tener ni idea y sales como un experto catador de vinos y cavas.



Hicimos un fin de semana de curso de catas y fue divertidísimo, súper ameno y tremendamente pedagógico. Salimos con el olfato bien afinado, mucho aprendizaje, un buen dosier para no olvidar como regar de la mejor manera cada tipo de alimento y una lindísima experiencia. Es un plan estupendo para hacer con amigos o amigas y si sois un grupito tenéis las bodegas en total exclusividad.
La ubicación también tiene su encanto: un pequeño pueblecito del Alt Penedés llamado Pontons, rodeado de viñas y mucha paz.


Como te decía, el año lo acabamos en casa, y lo empezamos viajando siempre que se puede. Después de las doce uvas: carretera y manta o avión y manta. Viajar es lo que más nos gusta y los comienzos tienen que ser acordes a lo que esperas que pase después.

Así que este año me he propuesto formular mis deseos en presente, como si lo que tanto anhelo que suceda ya estuviera pasando. Pienso proyectarlo y creermelo desde YA y te pido que hagas lo mismo. No perdemos nada y ganamos algo: empezar a disfrutarlo desde esta misma noche.

Te deseo un 2012 lleno de experiencias positivas, con mucho amor, salud y fortaleza para afrontar lo que venga.
Es todo lo que pido para mi: estar sana y poder compartir vivencias con mi gente querida. Saber disfrutar de lo pequeño, sentirme afortunada por cada día y no olvidarme de sonreír a la vida, aprovechando esos momentos en los que sientes que todo está bien, arropándome con ellos y saboreándolos al máximo.

FELIZ AÑO NUEVO Y GRACIAS POR PASARTE POR AQUÍ Y PERMITIR QUE ESTE ESPACIO SIGA VIVO. GRACIAS POR CADA VISITA, POR CADA COMENTARIO (PÚBLICO O PRIVADO). TE LO AGRADEZCO DE TODO CORAZÓN. 
GRACIAS A LAS AMIGAS DE SIEMPRE Y GRACIAS TAMBIÉN A LAS VIRTUALES, A MIS NUEVAS AMIGAS BLOGUERAS A LAS QUE TANTO APRECIO A PESAR DE NO TENER AUN LA SUERTE DE CONOCER EN PERSONA.

¡¡FELIZ 2012!!

Y no olvides poner un anillito de oro en la copa, dicen mis primas que trae mucha suerte y yo por si acaso obedezco año tras año.

BESOS A TODOS Y A TODAS.

martes, 27 de diciembre de 2011

ANOCHE ESTUVE EN AUSTRALIA (II)



"Viajar es imprescindible y la sed de viaje un síntoma neto de inteligencia". Enrique Jardiel Poncela

Con el repiqueteo del agua cayendo sobre el techo de la autocaravana empezó a vencerme el sueño en esta otra dimensión. Pero ahora era yo la que se resistía: quería seguir un ratito más en Australia.
Así que volví a tomar mi teletransporte particular para hallarme nuevamente, a los pies del Pacífico en el mirador donde nos sorprendió la lluvia y donde después de una rica cena nos recogió Morfeo.
Está amaneciendo y no queda ni rastro del agua de anoche, luce un sol radiante y las vistas son espectaculares. La gente en este lugar viene al mirador con su café a las 7 de la mañana, contempla el mar durante 10 minutos y luego ya puede empezar el día. ¡Que linda filosofía vital!
Hoy vamos a dar ánimos a los koalas hospitalizados de Port. Esos bichitos son adorables y el hospital está tan bien dotado que no le falta ni su ambulancia.


Después atravesamos Kempsey, esto es, kilómetros de prados donde pastan miles de vacas, ríos interminables, bandadas de patos blancos sobrevolando nuestras cabezas y a la vuelta de la esquina el mar salvaje y unas selvas tropicales increíbles e incontables canguros que se acercan al camino para alegrarnos el día.
Lo bueno del teletransporte es que los días y las noches pueden ser tan cortos o tan largos como tú quieras así que me planto ya en el siguiente amanecer: estoy en Iluka National Reserve, una reserva natural patrimonio mundial de una belleza indescriptible, formada por una bahía con aguas tranquilas en un pequeño municipio llamado Iluka. Veo un grupito de mujeres del pueblo, de todas las edades, que a las 6 de la mañana reman con sus kayacs y unos delfines que las siguen jugando, despreocupados, sin ningún tipo de estrés. Los señores del pueblito simplemente caminan, observando este Pacífico que, en estos lares, se vuelve de verdad pacífico, de paz.
Tomamos un camino cualquiera y llegamos a una playa tan desierta y salvaje que lo único que la altera son nuestras pisadas. Esa arena lisa se torna una preciosa pizarra donde escribir los nombres de nuestros seres queridos... De lejos vemos llegar a un lugareño que se acerca y me pone una caracola entre las manos diciendo: consérvala, te traerá suerte.

Y LUEGO ESTÁ NOOSA... Playas celestes, turismo con clase, mi chico surcando las olas como un surfero de verdad y una docena de ostras en el Café Le Monde que no te puedes perder si pasas por aquí.... ¡Gloria a las vacaciones!


Aprovecho mis últimos momentos de vigilia para pasar un instante por las paradisiacas Whitsunday con sus aguas cristalinas, sus arrecifes y sus pajarillos exóticos.




Me queda el tiempo justo para hacer unos kilómetros hasta Cairns y bucear la Gran Barrera de Arrecifes de Coral sintiendo, otra vez, la inmensa fortuna de poder disfrutar lo que tengo ante mis ojos.

El sueño me vence en el desierto, esta vasta extensión de terreno interminable que los australianos llaman Outback y que se proponen atravesar  una vez en la vida.


Puedo sentir otra vez el tremendo respeto hacia Uluru, esa imponente piedra sagrada para la cultura aborigen que se erige rojiza y orgullosa ante la inmensa planicie.

Y me duermo, nuevamente, metida en ese saco a ras de suelo, sin más colchón que la arena roja del desierto y sin más abrigo que el manto de estrellas que tengo sobre mi, formando el cielo más impresionante que he visto en toda mi vida.

Gracias a Australia y al teletransporte tengo un sueño reparador. Despierto rodeada de adornos navideños y el contraste me aturde un poco, pero rescatemos la parte buena: ¡Tampoco se está nada mal en esta otra dimensión!

Finalizo diciéndote que si deseas ir a Australia no tires la toalla a la primera. Ojalá las horas de vuelo y los costes no sean un impedimento para ti. Cumple estas dos premisas:

1. Prepáralo con tiempo.

2. Déjate asesorar por Canguro Viajes consultoría especializada en Australia que a través de su página web te ayudará a organizar la travesía que desees: vuelos, alquiler de vehículos, alojamientos que se adapten a tu presupuesto... El precio final fue infinitamente inferior al que calculábamos organizándolo todo por nuestra cuenta o mediante agencia de viajes convencional.

Te garantizo que valdrá la pena y ya sabes que luego podrás volver tantas veces como desees.

domingo, 18 de diciembre de 2011

ANOCHE ESTUVE EN AUSTRALIA (I)



"Un viaje de mil millas comienza por el primer paso" Lao Tsé.

Hay noches en las que tengo problemas para conciliar el sueño y no me gusta nada esa sensación de dar vueltas sobre tu propio eje sin poder dormir. ¿Qué hago? Elijo destino, respiro hondo y me voy de viaje.
Siempre digo que lo bueno de haber estado es que luego puedes volver cuando quieras pero ahora sin vuelos, sin trámites ni visados, ahorrando la parte mala y disfrutando sólo de la buena: de los paisajes, de las comidas, de los olores y las sensaciones.
Este verano estuve en Australia y anoche volví sin tener que volar durante 25 horas. Esta vez cerré los ojos, me lo propuse y me planté allí en un sólo segundo.
¡Voilà! estoy en la otra punta del mundo, en este maravilloso país - continente, llamado AUSTRALIA.
Me teletransporto directamente a Sidney y, de paso, teletransporto también a mi chico.

Paseamos por su Jardín Botánico donde casualmente coincidimos con un grupito de niños que aprenden a apreciar las maravillas de su flora autóctona. 


Caminamos unos metros más y tenemos la primera vista de ese  prodigio de la arquitectura, llamado Sidney Opera House. Vemos también el Sidney Harbour Bridge y los ferries que zarpan contentos desde la Circular Quay.


¡Mmmmm! Tenemos hambre, así que reponemos fuerzas disfrutando de todo el sabor de la cocina de Malasia en el, totalmente recomendable, Restaurante Chinta Ria en Darling Harbour. El enorme buda de la entrada nos da la bienvenida.

Vamos a ver atardecer caminando por la Ruta Pintoresca de Manly (Sydney Harbor National Park). Diez km de rutita increíble en pleno Parque Natural Paradisiaco tan cerca de la ciudad. Las vistas de Sidney desde aquí, son espectaculares.


Es hora de ir en busca de nuestra autocaravana de alquiler, sin duda la mejor opción para empezar a hacer km por este país de dimensiones extraordinarias (la empresa Backpacker tiene desde las más sencillas hasta las más estupendas a precios más que razonables). Este es el momento en el que me subo por primera vez y voy tiesa con la sensación extraña de conducir un vehículo de tales dimensiones y ¡Por la derecha! Pero en cinco minutos me habitúo y disfruto de los paisajes que nos sorprenden nada más abandonar la ciudad: enormes extensiones de tierra que la vista no alcanza a abarcar, agua dulce y salada, dunas de kilómetros, caballos salvajes, mimosas en flor... ¡Así es Australia!

Las playas como la de One Mile, Byron Bay o Seal Roks son idílicamente bellas y los vigilantes son enormes pelícanos que otean el horizonte desde lo alto de las farolas.


La carretera nos reserva interminables sorpresas: lo mismo avistamos ballenas que paramos en un mercadillo de lo más freak donde puedes encontrar de todo (desde galletas hasta coches, pasando por ropita de muñecas).

Y atravesando el Myall Lakes National Park vemos ¡Nuestros primeros canguros!

Es un país indescriptible. Los lagos se mezclan con el mar, con las selvas tropicales y las dunas. Todo es de una belleza absolutamente evocadora.

El rio Nambucca nos ofrece este espectáculo al desembocar en el Pacífico.


Atravesando parajes inmensos, entre selvas tropicales y un mar impresionante, llegamos a la Pelican Bay donde los pescadores acaban su jornada alimentando a sus incansables compañeros: los pelícanos del lugar.

Siempre tienes la sensación de estar rodeado 360º por un paisaje infinito.

Ahora estamos en Port Macquarie donde nos ha sorprendido una buena tormenta así que hemos hecho un alto en el camino. Nos encontramos en un mirador en primera linea de mar y estamos de relax total. Yo escribo mientras un chico muy guapo cocina unos ricos spaghetti... Él no lo sabe, pero lo estoy mirándolo casi como si fuera la primera vez, contenta de poder hacerlo once años después. De fondo suena Sabina y Serrat. La lluvia cae sobre el techo de la autocaravana y a mi me invade una sensación de bienestar tan absoluta, que no me importa nada que se nos haya aguado el plan.

domingo, 11 de diciembre de 2011

CUENTO DE NAVIDAD


"El recuerdo, como una vela, brilla más en Navidad". Charles Dickens.

Corrían tiempos complicados, circunstancias vitales adversas para Nica, en un ambiente prenavideño que impregnaba sus días de nostalgia.
Todo hacía presagiar que era un sábado normal: Se levantó temprano para asistir a su curso y a la llegada a su humilde morada todo estaba como siempre... Pero de repente cuatro renos salieron de detrás del sofá cantando un mágico villancico compuesto para la ocasión. Ella aún no lo sabía, pero el villancico narraba todo lo que le esperaba ese fin de semana que empezó como otro cualquiera pero que acabaría siendo inolvidable.
Los cuatro renos la coronaron con un glamouroso gorro de Papa Noel con incrustes de estrellitas, unas gafas de sol de lo más fashion y un buen colorete que alegró su rostro pálido.
Un Volskwagen Polo del 99 hacía las veces de trineo navideño capitaneado por cuatro renos y una Mama Noel. El trineo partió raudo y veloz y aterrizó en un mágico lugar de las montañas.


 
El inmenso abeto navideño del Hotel el Muntanyà les dio la bienvenida. Se encontraban en pleno Parque Natural del Montseny y el espíritu de Nica ya empezaba a renovarse.
Los renos la condujeron a uno de los 31 apartamentos, todos con vistas al Parque, que habían reservado para la ocasión. Le cocinaron una rica comida y sirvieron la mesa.


Una vez lleno el estómago, cuando ya no esperaba más sorpresas, la acompañaron hasta un recinto lleno de magia donde un ambiente de relajación lo impregnaba todo. Se llamaba Spa.

 

 
En ese momento una chica que se presentó como una Elfo ayudante de Santa Claus, vino a buscar a Nica y la separó de los renos. Ella se encontraba muy perdida porque no sabía donde la llevaba.
Atravesó esta sala:
 


Y llegó a otra más pequeña... ¡Olía muy bien!

Entonces señora Elfo le explicó a Nica que los renos le habían pedido un masaje para ella en el que tenía que poner grandes dosis de mimo. Además del mimo, utilizó aromoterapia y unas piedras calientes con las que se ayudaba muy sabiamente. Era una señora elfo muy experta en masajes.
Los renos esperaban a la salida con caras de satisfacción. Era momento de volver al apartamento envuelta en una atmósfera de aromas increibles y bienestar infinito.
Una vez allí, sugirieron que Nica se tumbara un ratito en el sofá mientras preparaban la cena. Como comprenderéis, aquello ya superaba los límites del confort.
Cuando estaba desprevenida, le taparon los ojos inesperadamente. Volvía a estar desorientada ¿Qué más podía pasar? Entonces sucedió algo increiblemente hermoso: al destaparle los ojos los renos se habían convertido en princesas de cuento, con maravillosos vestidos y, lo mejor es que delante de Nica también había un precioso vestido que se puso inmediatamente (esto en lenguaje cristiano es que mis queridas amigas, hasta ahora aderezadas con diademas de renos, se trajeron al Muntanyà  sus vestidos de novia y también el mio).
Cuando le quitaron la venda de los ojos y las vio tan preciosas comenzó a saltar como loca, era un acontecimiento único: todas vestidas de novia, excepto la que aun nos quedaba por casar que hizo las veces de novio de todas.
Sí, ya lo se, Nica y sus amigas están fatal. Pero que reportajes de fotos, que cantidad de posados. ¡Cuantas risas! Que maravilloso catálogo de Novia-España salió de allí.
Cenaron, tomaron, rieron... Y cuando ya tuvieron bastante salieron a tomar el aire puro de las montañas. ¿Quien no ha visto a cinco novias locas caminando por el Parque Natural del Montseny a las 3 de la mañana? Suena a estar como cabras, ya lo se, pero ellas son así.
El finde concluyó con una comida de familia a la que se unieron los príncipes azules de los renos y el Papa Noel convertidos en princesas y la hermana de Nica.
Y este post concluye con una recomendación al  Hotel el Muntanyà en el Parque Natural del Montseny a media horita de Barcelona, que no te puedes perder, en la modalidad que sea: viaje de amigas, pareja o familia.  
Concluye, también, con un agradecimiento infinito a Madu, Ras, Luca y Maes, las queridas perias de Nica y a su amiga-hermana Piguel, así como a los príncipes azules,  que nuevamente estuvieron ahí, sosteniéndola y alimentando su espíritu y su alma a base de mimos, locura y risas infinitas.

sábado, 3 de diciembre de 2011

VOSOTROS TAMBIÉN

"Pensábamos que habíamos venido al mundo a sufrir y resulta que puede haber una alternativa, y que somos parte de un todo maravilloso que nos conecta con la magia del mundo, la magia que descubrí un día en los ojos de mi hija". ELISABET PEDROSA. Autora de Criaturas de otro planeta. Madre de una niña con Síndrome de Rett.

El mundo se ha puesto de acuerdo en que hoy sea vuestro día, y a mi me gustaría que, en el futuro, no tuviera que existir una fecha prefijada para recordarle al mundo que existís.
Para mi siempre es vuestro día porque formáis parte del mio y de mi vida y en este blog no podía faltar una alusión a VOSOTROS, que me habéis enseñado que se puede decir tanto sin palabras, que un gesto puede estar tan dotado de significado, que una mirada puede estar tan llena de sentido.
VOSOTROS que me recibís como nadie, demostrando que cada día es un maravilloso regalo volver a encontrarnos.
VOSOTROS que siempre me sorprendéis por alguna razón, que me hacéis pararme a observar lo que tantas veces me pasa desapercibido.
VOSOTROS que sois un ejemplo de lucha ante la adversidad, de superación y de ganas de vivir. Que me hacéis sentir vergüenza por no valorar cada segundo la suerte que tengo en la vida por estar entera, por poder moverme sin dificultad, por poder hablar, por transmitir sin problemas lo que siento.
VOSOTROS que me habéis ayudado a hacerme a mi misma, a valorar lo importante, a dar y a recibir afecto. Que me tenéis reservado ese abrazo en el peor momento del día, cuando estoy agotada de reuniones, calendarios y contratos. Cuando tengo ganas de tirar la toalla. Es tan reconfortante ese abrazo, tan intenso, tan de verdad... que me hace volver en sí y recordar que todo es por VOSOTROS.


Hoy podría recomendarte algún libro como "Quiet" de Marius Serra o "Criaturas de otro planeta" de Elisabet Pedrosa, incluso alguna película como "Las llaves de casa" de Gianni Amelio. Que tratan el tema de la discapacidad desde una perspectiva realista y conmovedora.

Sin embargo hoy, lo que de verdad quiero recomendarte, es que cuando te cruces con una persona con discapacidad intentes no ponerle la etiqueta y vayas un poquito más adentro y pienses que TAMBIÉN tiene sueños y anhelos. Que TAMBIÉN ríe y sufre. Que TAMBIÉN contempla el sol y le afectan los días nublados. Que TAMBIÉN tiene preferencias. Que TAMBIÉN se enamora. Que TAMBIÉN tiene defectos y virtudes.
Que TAMBIÉN tiene habilidades y CAPACIDADES.
Que TAMBIÉN tiene miedos.
Que TAMBIÉN es importante para alguien.
Que TAMBIÉN quiere amar y ser amado.
Que TAMBIÉN necesita decidir y que se le tenga en cuenta.

Que TAMBIÉN es ciudadano de primera como tú y como yo.
QUE TAMBIÉN ES PERSONA.




HOY 3 DE DICIEMBRE ES EL DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD Y OJALA ALGÚN DÍA YA NO TENGAMOS QUE RECORDAR AL MUNDO QUE VOSOTROS TAMBIÉN FORMÁIS PARTE DE ÉL.


lunes, 28 de noviembre de 2011

I LOVE BALLET



"La primera vez que salí a ese escenario era como un león al que le habían abierto la jaula... Danzaba, giraba y saltaba sin que mis pies sintieran el suelo... Era ahora o nunca y ahí empezó todo lo que vendría después"
Ángel Corella.
Bailarín principal del American Ballet, Premio Internacional Benois de Danse, Premio Nacional de Danza, creador de La Fundación Ángel Corella, Director del Corella Ballet.

Atravesé esa puerta, pisé el suelo de parquet, oí las teclas del piano y la voz decidida de la profesora que contaba para que sus pequeñas alumnas no perdieran el hilo del adagio que bailaban.
Otra vez me atrapó ese mundo mágico y nuevamente recordé porque mi vida siempre estará unida a la danza de esa forma tan especial.
Crecí rodeada de medias rosas, vestidos, zapatillas, maillots y tutus que aumentaban de talla a medida que yo me hacía mayor. Nunca fui buena pero eso no importaba demasiado en mi universo paralelo donde yo soñaba despierta entre lentejuelas y acordes de Tchaikovsky.
La danza me dio centímetros, pero también fortaleza, resistencia, disciplina, constancia y grandes dosis de humildad. Y esa sensibilidad para el arte que me lleva hasta las lágrimas cuando algo está bien hecho. 
En aquellos años bailar era una actividad elitista. Las niñas de los papás más ricos de mi ciudad, asistían en demasía a sus tres clases de ballet semanales. Yo no era de ricos, ni de escuela privada, ni de casa céntrica... Tampoco tenía ese carácter competitivo que abundaba en las demás, yo sólo competía conmigo misma, para superarme un poquito cada día y para que mis papás estuvieran orgullosos. No se me ocurrió avergonzarme de mi procedencia, por el contrario siempre valoré tener esa oportunidad porque sabía el esfuerzo que suponía , y es verdad que no triunfé para el mundo pero sí lo hice para los mios y para mi. Porque, sin duda, no sería la misma persona si  parte de mi vida no hubiera transcurrido entre bambalinas.
Por eso hoy quiero recomendarte una exposición algo diferente, se trata
de Los Ballets Rusos (hasta el 12 de enero en Cosmo-Caixa Barcelona). http://obrasocial.lacaixa.es/nuestroscentros/caixaforumbarcelona/losballetsrusos_es.html
Es una muestra organizada por el Victoria & Albert Museum de Londres y rescata la figura de Diáguilev (1872-1929) director de la compañía LOS BALLETS RUSOS, clave para entender la evolución de la danza en el s.XX. Él la vivía como algo integral y por eso daba importancia a todo lo que la rodeaba: bailarines, decorados, vestuario o carteles propagandísticos. En la expo puedes ver desde impactantes vestidos del siglo pasado, hasta zapatillas usadas por sus bailarinas fetiche o bocetos de vestuario, carteles y dibujos de la puesta en escena. Prodigios como Matisse, Picasso y Chanel trabajaron para la compañía y aquí entrarás en contacto directo con sus creaciones.
A mi me cautivó y me hizo abrir esa ventana de los sueños por la que de vez en cuando me sigo colando.

Te dejo hoy con un enlace muy cortito para que lo disfrutes si tienes 40 segundos. Es un pequeño extracto del "Pas de deux" La Solea con coreografía de María Pagés para Ángel Corella. Esta composición ha puesto a medio mundo en pie y a mi me sacó unas cuantas lágrimas de felicidad.
Corella ha estado estos días por Barcelona triunfando nuevamente con su compañía. Es increible lo que está haciendo este hombre por la danza española. Tiene Nueva York a sus pies pero ha decidido luchar por los bailarines de este país sacando su compañía adelante y creando su propia fundación que vela para que bailarines sin recursos puedan llevar a cabo su formación.
Aquí tienes un pedacito de virtuosismo en estado puro junto a su hermana Carmen.


lunes, 21 de noviembre de 2011

RESIDENCIAL EL BIENPASAR ¿DÍGAME?


"Ves cosas y dices: ¿por qué?, pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo ¿por qué no?" George Bernard Shaw.

Volvía a casa después de un día realmente duro cuando una música inesperada hizo que me detuviera.
Miré atrás y reparé en un pequeño edificio. Sus amplios ventanales me dejaron ver lo que ocurría en el interior: una cantidad enorme de gente mayor danzaba con alegría al son de una orquesta que les ofrecía los mejores ritmos remember.
Ya fuera individualmente, en pareja mixta o en dueto femenino, los presentes bailaban rítmicamente, mudados con sus mejores galas y derrochando grandes dosis de alegría.
No puede evitar detenerme a observar deliberadamente cual descarado voyeur. Lo que tenía ante mis ojos me produjo una alegría inmensa: gente guapa, elegante, danzarina , alegre y MAYOR.
Me trajeron a la mente las noches de chicas con mis amigas. Esas noches jóvenes en las que el único objetivo es ponernos guapas para nosotras mismas, cenar juntas, explicarnos las novedades, y después bailar sin pensar en nada más que en reír, mover el esqueleto y deleitarnos con la compañía mutua.
Recordé también que en una de esas noches les hice una pregunta:

YO (en tono muy contundente): ¿Cuando va a acabar?
ELLAS (todas al unísono y mostrando gran preocupación): ¿El qué?
YO: ¡¡¡ Este BIEN PASAR!!!

Todas nos echamos a reír recordando que, de crías, siempre pensamos que algún día se nos pasaría la fiebre, que quizás no tendríamos ya tantas ganas de estar juntas, de salir y de divertirnos. Afortunadamente  no sólo no se nos pasa, sino que va en aumento. Porque cuantas más responsabilidades tenemos, cuanto más se complica la vida, cuanto más cerca está la madurez, más necesitamos de esos instantes de desconectar, reír y disfrutar de la amistad.
Así que una cosa llevó a la otra y en un momento comenzamos a pensar en la vejez y en planificar nuestro proyecto para la tercera edad que, por supuesto, tiene una gran premisa: estar juntas.
Será un espacio agradable, con horario de visitas estipulado para poder llevar a cabo nuestras actividades diarias sin interrupciones, con un buen equipo de auxiliares que miren por nosotras que hemos decidido que sea masculino (no por nada eh, por el tema de la fortaleza, nada más) y, eso sí, un buen fisioterapeuta muy profesional que seleccionaremos con mucha cautela... Que tiene que mirar porque no perdamos movilidad y para eso, en la vejez, una tiene que estar un poquito motivada.
Tendrá nuestro espacio vital buena iluminación, vistas al mar y alguna que otra reminiscencia Manhattense, por los bellos momentos compartidos en New York.
Pensareis que se nos fue la cabeza y tengo que reconocer que un poquito sí, pero ayer viendo a esa gente mayor divertirse intensamente me creí de verdad la respuesta que me dieron mis amigas la noche de la pregunta en cuestión: EL "BIENPASAR" NO PASARÁ NUNCA.
Pensé que muchas de esas personas que tenía ante mis ojos habrían pasado por grandes dificultades y cargarían con vivencias difíciles pero que es cuestión de ponerle ganas y querer disfrutar porque la vida también vale la pena si de verdad te lo propones y el "bienpasar" puede ser una cuestión de actitud, una filosofía vital.
Estas reflexiones me han llevado a releer el libro "Corazón que siente ojos que ven" de Mercè Conangla y Jaume Soler creadores de la Fundació Àmbit (Instituto para el Crecimiento Personal de Barcelona) una organización no lucrativa que proporciona formación y recursos para el crecimiento personal. Es un "libro despertador" que invita a reflexionar y a preguntarnos si estamos viviendo lo suficiente. Nos propone gozar de nuestras horas de vida, soñar, jugar, aprender, arriesgarnos y vivir de verdad.
Me lo leí por primera vez el año pasado rodeada de unos paisajes extraordinarios cuando recorría Canadá. Te lo recomiendo porque invita a soñar, a revisar, a valorar y a descartar.

Dice Miquel Martí i Pol que los años tan sólo importan por aquello que cada cual asume como vida vivida, y yo digo que debe ser maravilloso mirar hacia atrás y tener el convencimiento de que VALIÓ LA PENA pasearse por aquí.
¿Y porque no soñar con acabar esos días junto a tus seres queridos en un espacio agradable y luminoso donde reine el buen humor?

"RESIDENCIAL EL BIENPASAR" reserva tu plaza en AMITY.



viernes, 11 de noviembre de 2011

CON P DE PATRIA.

"Tengo marcado en el pecho todos los días que el tiempo no me dejó estar aquí, tengo una playa y un pueblo que me acompañan de noche cuando no estás junto a mi.
Tengo una mañana constante y una acuarela esperando verte pintado de azul. Tengo tu amor y tu suerte y un caminito empinado, tengo el mar del otro lado tu eres mi norte y mi sur". Gianmarco - cantautor peruano-.

Dice mi amiga Sina que tiene más de 70 años que lo más importante en la vida es la familia y luego la Patria y yo desde que me hago mayor digo que amo profundamente la tierra donde he nacido pero que tengo muchas patrias.
La patria es el lugar de referencia, al que sientes que perteneces y con el que te unen vínculos sumamente especiales, el lugar-refugio al que uno siempre quiere volver. Por eso mismo yo tengo varias.
Una la forman mis orígenes: el barrio en el que crecí, con sus calles desordenadas y su gente humilde. La ciudad en la que vivo, que no es del todo bonita, pero es la mía y "tota la meva terra" por extensión. Después está ese pueblo de los veranos largos de mi infancia donde Don Quijote y yo soñábamos a la par, con sus norias de agua, sus molinos de viento y sus historias de brujas.
Otra patria la forman los lugares en los que he sido feliz: un pedazo de Plaza veneciana, una lluvia intensa en los campos de te de Sry Lanka, una playa perdida de Australia, un par de parques de New York, un garito de Amsterdam con olor a flores, unas sequoias de un bosque de California, un amanecer en el Sahara, un trekking por una montaña vietnamita, un hotel parisino o el recuerdo de mi primera visión de esa maravilla de los incas llamada Machu Pichu.
La otra patria sois vosotros: el calor de mi familia, la sonrisa de mi amor y los brazos siempre abiertos de mis amigos del alma.
Por eso tengo una patria en cada uno de los lugares del mundo donde tengo la suerte de tener un amigo. La tengo en Catalunya, en Daimiel, en Madrid, en Urugay, en Nueva York, en Colombia, en Japón, en Brasil, en Korea del Sur, en China, en Puerto Rico, en el Yemen y en Perú.
Permitidme que me recree un poquito en esos momentos inolvidables con mis queridísimos amigos peruanos en los que, al calor de una cerveza Cuzqueña y una buena conversación, cantábamos al unísono la preciosa canción de Augusto Polo Campos: "Y SE LLAMA PERÚ CON P DE PATRIA!" Los buenos recuerdos también son mi patria a la que vuelvo siempre que lo necesito.

El pasado viernes fui a visitar una exposición en Caixa Forum, se llama VENTANAS AL MUNDO e invita a asomarse. Se proyectan en ella una serie de cortometrajes donde descubres historias de personas de diferentes países que no viven en las circunstancias más favorables pero que luchan por salir adelante de la manera más digna.
Uno de estos documentales me conmovió profundamente, se titula La escuela de la calle de Maximiliano González y nos habla sobre el centro educativo Isauro Arancibia, único colegio de Buenos Aires que acoge a niños que viven en situación de abandono y extrema pobreza. Ellos son los auténticos protagonistas de este documental y a pesar de sus circunstancias vitales totalmente adversas y de sus historias personales absolutamente crueles y desgarradoras, luchan por mantenerse en pie, por drogarse menos, por estar más despiertos y un poco más limpios para poder asistir a la escuela. Viéndolos y escuchando sus palabras me dio por pensar que, en este caso, la escuela es su referente, el lugar al que volver cada día, el único sitio donde alguien los espera para recibirlos y decirles que sí, que ellos también hacen algo bien. La escuela es por tanto su única patria pues no tienen ningún otro sitio al que volver. Su familia les dio la espalda, su ciudad los margina, su país los esconde.
La escuela no sólo les dará la oportunidad de ser alguien en el futuro sino que les da la maravillosa opción de tener amigos en el presente... De relacionarse con sus iguales, de que alguien les eche el brazo por encima y de lo que más anhelan: SENTIRSE QUERIDOS. Sí, la escuela también puede ser una patria (por más que a determinada presidenta de comunidad no le entre en la cabeza).


Dice Joaquín que "al Lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver", en cambio yo pienso que lo maravilloso de haber estado es que luego puedes regresar siempre que quieras. Y os aseguro que lo hago, de vez en cuando (bastante a menudo, por cierto) me baño en las aguas cristalinas de Maldivas, me tomo un te en Ceylan o comparto un ceviche y un ratito de lo más agradable con mi familia peruana. Ese es mi mayor legado: los recuerdos felices, vivir todo lo bueno que me ofrezca este presente y el amor por mi gente... Vosotros sois sin duda MI PATRIA.

jueves, 3 de noviembre de 2011

¡LLUEVE!


Ver imagen en tamaño completo













" El tiempo es un pájaro que nunca detiene el vuelo" Miquel Martí i Pol.


Caminábamos mirando al mar, muy cerquita de la vía del tren, cuando nos sorprendió una lluvia intensa... En ese momento este verano, que se resistía a dejarnos, empezó a ceder paso al otoño. Nos resguardamos bajo un túnel abandonado que la vegetación había invadido por todas partes. Tenía un algo de escondite secreto que, junto con la lluvia y el fin del verano, me transportó a la infancia.
En pocos minutos mi hipocampo se puso a trabajar como un loco, devolviéndome a toda velocidad las imágenes infantiles que tenía ahí guardaditas a buen recaudo en ese rincón del cerebro que funciona para que no nos olvidemos de quienes fuimos.
Recordé las tardes de juegos en la calle, los días de campo en familia, mis primeras puntadas con el hilo y la aguja dando clases de corte y confección en el garaje con la hija de la panadera... La primera clase de ballet, las horas frente al espejo danzando al son de cualquier música y los barquitos de vela que divisaba desde la ventana de la cocina de aquel quinto sin ascensor en el que fui tan feliz. Me vinieron a la cabeza los días de juegos con mi hermano tirados por el suelo mientras emulábamos ser una familia de gatos... Mi paloma Diana, mi tortuga Isabel, mi pato Pitu...Los viajes con mis papás, las noches de Reyes, las "chuches" en el sofá.¡Mi primera tarde de circo!
Y esos "tinglaos"con mis primas en los que el patio de una casa podía convertirse en una tienda, una peluquería, un estudio radiofónico o una sala de conciertos donde lo mismo actuaba la explosiva Sabrina que el dúo Pimpinela. Después vinieron los jueves de Super Pop, los Hombres G y esa carta que nos dio por escribir a Patrik Swaze (que pronunciabamos ESVACE). A mi entender son ellas, las primas cercanas y queridas, las primeras amigas que encontré en la vida.
Y luego está mi "Piguel", mi amiga desde tan niñas. Imposible olvidar los ataques de risa, los idiomas inventados (que aun hoy dominamos casi a la perfección), tus clases de dibujo, las mías de danza, los males de amores, los secretos y esas ganas nuestras de ser mayores.
Dice Eduard Punset en su libro "Excusas para no pensar" que la especie humana es la única conocida en la que el macho conserva durante toda la vida un nivel de infantilismo mucho mayor que la hembra... Ellos nunca dejan del todo de ser niños, como muestran en su comportamiento, juegos y pasatiempos. En cambio, afirma también, las hembras olvidamos fácilmente la infancia.
En la tradición milenaria de las tribus Navajo y Lakota, marcadas por la gestión matriarcal, se consideraba que el hombre de la casa no superaba nunca los doce años de edad, de esta manera la ignorancia y el menosprecio por parte de su suegra, que no aceptaba que el marido de su hija superara a esta en virtudes, quedaba plenamente justificado. (Ya se sabe que como una madre ¡"na de na"!).
Pero yo me quedo con lo bueno, con esta capacidad de los chicos para no dejar nunca de ser niños: ¿Veis hombres como también tenéis mucho que enseñarnos?
Ha pasado el tiempo, hemos hecho nuestra vida, mis primas ya son mamás y yo soy tía. Ahora es mi querida sobrina la que disfruta, con esos ojos suyos llenos de vida, de su primera tarde de circo. 
La paloma Diana voló, la tortuga Isabel la palmó y me comí a Pitu sin saberlo (todo el que me conoce sabe muy bien el trauma que tengo por haberme comido a mi pato- mascota).
Las circunstancias vitales no siempre son favorables y como dice Serrat en ocasiones no sólo llueve en la calle "Aveces lo hace en el corazón y uno no sabe muy bien por qué" (o tal vez sí). Sea como sea voy cumpliendo años y acumulando experiencias con la certeza de que "EL ESPÍRITU DE CUANDO TENEMOS TRES VIVE CON NOSOTROS HASTA QUE CUMPLIMOS 100". Lo dice Takao Hensch, neurocientífico asiático, y ya se sabe que en la investigación y la filosofía vital, los asiáticos nos llevan mucha ventaja.
¡Otra vez llueve! Miro las gotas deslizándose por ese cristal que también me devuelve mi reflejo y compruebo feliz que no es tan distinto del de la renacuaja pecosa de ojitos tristes de 30 años atrás. Su esencia sigue intacta y en este momento, en que la tengo delante, le prometo aprender de los chicos y no olvidarme nunca más de ser NIÑA.

viernes, 21 de octubre de 2011

¡SÍ!

"Menos mal que por momentos, en esta amnesia de vida, menos mal que aparecías, con el sonido de tu risa, menos mal que me abrazabas para luego yo besarte, menos mal que estás en mi..."
"Menos mal". M. Carrasco.

Tenía veintipocos cuando me despertó el roce de una rosa en la mejilla. El chico de mis sueños sujetaba esa rosa sentado a los pies de la cama individual de mi habitación de toda la vida. Me hizo levantar apresuradamente, me metió en su coche con la maleta que había preparado mi madre y amanecí rodeada de canales y góndolas en la bella Venecia. 
Esa misma noche mientras paseábamos la Piazza San Marco y yo lloraba por una mezcla de felicidad desbordada y admiración del paisaje, repitiendo una y otra vez que era el sitio más bonito que había visto en mi vida... Mi chico se arrodilló y me pidió compartir la existencia mientras me hacía entrega de un anillito precioso con un pequeño brillante, que a mi, en ese momento me pareció de dimensiones extraordinarias.
Me sentía levitar, impregnada en el enamoramiento, en la inocencia y en el despertar a la vida de los 20 años, cuando sientes que todo está por llegar, sabes que te queda tanto por vivir y estás convencida que todo va a ser bueno.
Le hice levantarse (des-arrodillarse, vaya), le abracé con fuerza y contesté que sí  y también contesté: "ejem! ¿Te importa que haga una llamada?" Hijas mías estaba desbordada por la felicidad, en una nube, extasiada por la belleza del momento... ¡y no podía aguantar ni un minuto más sin compartirlo con mi amiga del alma!

Cogí el teléfono la llamé y le hice un resumen de 30 segundos:
Ella: Hola
Yo: Estoy en Venecia.
Ella: ¿Que haces en Venecia?
Yo: Estaba durmiendo en mi cama-amanecí en Italia-me acaban de pedir matrimonio -he dicho que sí- tengo un pedrusco-y-adiós.
Ella: ¿¿¿¿¿Queeeeeeeeé?????????????????????????

Hay un montón de teorías que fundamentan las diferencias entre la comunicación femenina y la masculina: que si para la mujer constituye una necesidad imperiosa comunicarse, que si los hombres no sienten esta necesidad de la misma manera, que si tienden a comunicarse más cuando hay asuntos graves o muy relevantes a tratar, que si tenemos estilos de comunicación diferente, que si usamos distintos códigos...
No lo se, chicos del mundo, quizá no sintáis la total necesidad de compartir esta clase de sucesos vitales pero ¿sería lo mismo ir a una isla desierta con la Jolie sin poderlo explicar a vuestros amigotes? Estaréis de acuerdo conmigo en que ciertos acontecimientos no se viven de la misma manera si no puedes compartirlos con tus iguales.
Volviendo a Venecia y a mi estado de levitación, Tuve la sensación absoluta de que la ciudad abría de par en par sus puertas sólo para mi y para mi chico de la sonrisa bonita. 
Quizá sientas algo parecido (salvando las distancias sentimentales) si estás este fin de semana por Barcelona, ya que se celebra el 48 horas Open House  un gran acontecimiento cívico y cultural que preve abrir, durante el sábado y el domingo, 160 edificios de todo tipo, forma y medida imaginables, a la ciudad de Barcelona y a sus habitantes. Una iniciativa de l'Associació Arquitectura Reversible sin ánimo de lucro. http://www.48hopenhousebarcelona.org. ¡Disfrutemos de esta iniciativa y de nuestra ciudad y sus edificios emblemáticos abiertos de par en par para nosotros!

...La niña veinte añera dijo sí y la mujer de más de treinta no se arrepiente ni por un segundo. Y acabando con la cancioncita del inicio:


Menos mal que está tu puerto, tu puerto para descansar, menos mal que tú me salvas, si me toca naufragar, menos mal que me besabas, para luego yo entregarme, menos mal que estás en mi... MENOS MAL QUE ME ENCONTRASTE.


Como diría mi buena amiga Papámba: "no se si has notado que me levanté un poquito... Romántica" ¿Y...qué? ; )

domingo, 16 de octubre de 2011

BCN - NYC



Fred  Ebb. BSO Chicago "el musical".
"Vamos ven se enciende la ciudad… Te van a provocar mis medias al bajar. Dale gas te llevaré a un lugar, hay ginebra y ron, el piano es un volcán. Te pondrás zapatos de charol, con su trompeta Louis al blues dará calor. Corazón bailemos sin control… AL SON DEL JAZZ!!!"




Para bien o para mal hay veces que la vida te da más de lo que puedes procesar, entonces es bueno hacer una pausa y VALORAR. Me siento tremendamente afortunada de haber podido hacer esa pausa hace ahora poco más de un año. Ese paréntesis se llamó Nueva York y fue una de las experiencias más gratificantes de mi vida.
Cuenta una historia que las águilas reales al cumplir cuarenta años deben elegir si quieren vivir cuarenta más (son unos animales muy longevos) entonces tienen que desprenderse ellas mismas de su pico, uñas y plumas y tras un proceso de renovación en soledad, volver a salir al mundo… Seguramente la historia no es cierta pero es una bonita metáfora. Tarde o temprano la revolución personal llega, y es bueno que llegue, hay que hacer balance, encontrarse a uno mismo y decir, a partir de ahora, ESTO SÍ Y ESTO NO. No siempre te va a gustar todo lo que descubras, pero vale la pena asumir ese riesgo.
Yo tuve mucha suerte, pude alejarme de todo y aterrizar en NY preocupándome sólo de dos cosas: estudiar inglés y mantener un idilio diario con la ciudad de mis sueños. Lo más importante que me quedó de esa experiencia fue: 1. Saber que soy más capaz de lo que pensaba y 2. El convencimiento de que los sueños SÍ se hacen realidad, siempre que los lleves a cabo en la medida de tus posibilidades. Mi apartamento no tenía ni medio lujo, le sobraban agujeros y un ratoncillo negro y travieso acabó convirtiéndose en mi mascota. Pero viví en Manhattan en el Theatre District en pleno Broadway y a un  minuto de Times Square.
Yo, que dije más de cien veces de los 5 a los 25 años eso de “mamá quiero ser artista” viví en Broadway entre actores, cantantes, rodajes y colas kilométricas de gente preparada para una audición soñando con su primera oportunidad. Casi nunca me sentí sola, era imposible entre tanta diversidad, opción cultural y letrero luminoso…
Mi entrada a la city fue con una de esas amigas de “nueva creación” con las que te conoces de mayor y casi siempre quedas en compañía de las parejas. Ella tenía ganas de venir cuatro o cinco días y yo pensé que sería divino pasar esos primeros momentos de mi aventura en compañía… Lo que no sabía es que reiríamos tanto, que nos compenetraríamos tan bien y que charlaríamos sin descanso. Cuando se fue llegó la hora de la verdad, sola tan lejos de casa, sin nadie conocido, en una ciudad tan inmensa… Pero también disfruté mucho del NY en soledad, patee muchas veces esas calles, pasé días enteros en Central Park sin más compañía que mi libro de inglés y mi cámara de fotos, recorrí todo Manhattan, busqué sitios interesantes, fuí a exposiciones, conciertos, garitos con clase, tiendas curiosas… Investigué los otros distritos, lugares remotos y hasta cogí algún tren que me alejó varias horas de la ciudad y me mostró un panorama totalmente distinto… Pero enseguida echaba de menos Manhattan y volvía tan pronto como podía.
Y entonces, justo cuando mataba por una tarde de amigas, vinieron ellas… Dos de mis amigas de toda la vida… A una ya la esperaba, la otra se presentó por sopresa y tal impacto me causó una ceguera momentánea en el aeropuerto de Queens.
Entonces la ciudad se transformó… Manhattan empezó a brillar de una manera aun más intensa. Pasamos interminables tardes de paseos y confidencias, noches locas al son de la música en directo de nuestro garito preferido del Noho, Gonzalez y Gonzalez (http://www.arkrestaurants.com/gonzalez.html) amenizadas con los mejores mojitos probados en la vida, siempre y cuando los hiciera Ivan o el señor Felipe.
Y luego están ellos, mis amigos newyorkinos, los que no quería hacer por no sufrir con la separación, pero el destino me los tenía preparados y ahora los conservo como un tesorito de esos que ya no esperabas. 
Así que New York no sólo me dio la oportunidad de hacerme más amiga de mi misma, sino también de consolidar una amistad, disfrutar de mis amigas de siempre, vivir con una de ellas durante un mes (algo que conservo de verdad en un rincón del alma) y hacer amigos nuevos.
Esos a los que hoy recibo con ilusión en Barcelona e intento transmitir todo el amor por esta, mi ciudad, a la que tampoco le faltan opciones.
Hace bien poquito (aprovechando una de esas opciones) he estado viendo el musical Chicago, en el Teatre Tívoli (http://www.chicagoelmusical.es/). Tengo que recomendártelo encarecidamente incluso si no eres muy amante de los musicales. Divertido, súper dinámico, con un reparto estupendo y una banda sonora que a mi me encanta. Aplaudí como loca con las manos y con los pies (es algo que hago cuando la obra me gusta de verdad intentando contribuir a aumentar los aplausos). Tantos años danzando no me permitieron ser artista pero sí saber cuando algo está bien hecho y este musical de verdad lo está... Lo malo cuando me gustan tanto es que luego estoy toda la semana bailando por el pasillo de mi casa, reproduciendo los pasos y la banda sonora y os puedo asegurar que llevo cuatro días convertida en Roxie Hart (una de las asesinas protagonistas) pasillo arriba, pasillo abajo.
Y si lo que te apetece es ver arte pictórico, relacionado con estas dos ciudades tan bellas y que tanto tienen en común, puedo recomendarte la exposición que he ido a ver hoy mismo con las chicas. La artista Trini Gómez es la creadora de esta muestra llamada BCN-NYC (en el Edifici de la Pressó de Mataró) que muestra a través de bonitos óleos paralelismos entre lugares emblemáticos de estas, nuestras dos ciudades favoritas.