lunes, 28 de noviembre de 2011

I LOVE BALLET



"La primera vez que salí a ese escenario era como un león al que le habían abierto la jaula... Danzaba, giraba y saltaba sin que mis pies sintieran el suelo... Era ahora o nunca y ahí empezó todo lo que vendría después"
Ángel Corella.
Bailarín principal del American Ballet, Premio Internacional Benois de Danse, Premio Nacional de Danza, creador de La Fundación Ángel Corella, Director del Corella Ballet.

Atravesé esa puerta, pisé el suelo de parquet, oí las teclas del piano y la voz decidida de la profesora que contaba para que sus pequeñas alumnas no perdieran el hilo del adagio que bailaban.
Otra vez me atrapó ese mundo mágico y nuevamente recordé porque mi vida siempre estará unida a la danza de esa forma tan especial.
Crecí rodeada de medias rosas, vestidos, zapatillas, maillots y tutus que aumentaban de talla a medida que yo me hacía mayor. Nunca fui buena pero eso no importaba demasiado en mi universo paralelo donde yo soñaba despierta entre lentejuelas y acordes de Tchaikovsky.
La danza me dio centímetros, pero también fortaleza, resistencia, disciplina, constancia y grandes dosis de humildad. Y esa sensibilidad para el arte que me lleva hasta las lágrimas cuando algo está bien hecho. 
En aquellos años bailar era una actividad elitista. Las niñas de los papás más ricos de mi ciudad, asistían en demasía a sus tres clases de ballet semanales. Yo no era de ricos, ni de escuela privada, ni de casa céntrica... Tampoco tenía ese carácter competitivo que abundaba en las demás, yo sólo competía conmigo misma, para superarme un poquito cada día y para que mis papás estuvieran orgullosos. No se me ocurrió avergonzarme de mi procedencia, por el contrario siempre valoré tener esa oportunidad porque sabía el esfuerzo que suponía , y es verdad que no triunfé para el mundo pero sí lo hice para los mios y para mi. Porque, sin duda, no sería la misma persona si  parte de mi vida no hubiera transcurrido entre bambalinas.
Por eso hoy quiero recomendarte una exposición algo diferente, se trata
de Los Ballets Rusos (hasta el 12 de enero en Cosmo-Caixa Barcelona). http://obrasocial.lacaixa.es/nuestroscentros/caixaforumbarcelona/losballetsrusos_es.html
Es una muestra organizada por el Victoria & Albert Museum de Londres y rescata la figura de Diáguilev (1872-1929) director de la compañía LOS BALLETS RUSOS, clave para entender la evolución de la danza en el s.XX. Él la vivía como algo integral y por eso daba importancia a todo lo que la rodeaba: bailarines, decorados, vestuario o carteles propagandísticos. En la expo puedes ver desde impactantes vestidos del siglo pasado, hasta zapatillas usadas por sus bailarinas fetiche o bocetos de vestuario, carteles y dibujos de la puesta en escena. Prodigios como Matisse, Picasso y Chanel trabajaron para la compañía y aquí entrarás en contacto directo con sus creaciones.
A mi me cautivó y me hizo abrir esa ventana de los sueños por la que de vez en cuando me sigo colando.

Te dejo hoy con un enlace muy cortito para que lo disfrutes si tienes 40 segundos. Es un pequeño extracto del "Pas de deux" La Solea con coreografía de María Pagés para Ángel Corella. Esta composición ha puesto a medio mundo en pie y a mi me sacó unas cuantas lágrimas de felicidad.
Corella ha estado estos días por Barcelona triunfando nuevamente con su compañía. Es increible lo que está haciendo este hombre por la danza española. Tiene Nueva York a sus pies pero ha decidido luchar por los bailarines de este país sacando su compañía adelante y creando su propia fundación que vela para que bailarines sin recursos puedan llevar a cabo su formación.
Aquí tienes un pedacito de virtuosismo en estado puro junto a su hermana Carmen.


5 comentarios:

  1. Me encanta, pero tu pasión por el ballet lo pagan tus pies. Reivindico que la sanidad publica tenga podólogos.
    Un beso,
    Alberto

    ResponderEliminar
  2. Como recuerdo esas clases de jazz en el instituro y lo importante que fueron para mí. Las clases y la profesora,que hicieron que esa niña tímida que bailaba horas y horas encerrada en su habitación y que no era capaz de decir la lección en voz alta, fuera capaz por fin de mostrarse tal y como era; en aquellos momentos treméndamente feliz.
    Todavía recuerdo que nos hiciste como un mini-exámen y preguntabas; "qué es para ti la danza" y yo te contesté que era la forma de expresar con tu cuerpo lo que te decía la música y tus sentimientos o algo así..." Recuerdo esas mallas, esos calentadores,las bellas coreografias que montáste y mis sueños de ser artista y reina por un dia... Ojalá yo hubiera tenido la oportunidad de subirme a unas puntas y volar. Suerte que siempre nos quedarán esos momentos grabados en la retina y suerte que todavía tengo a esa profesora que todavía sigue enseñándome al ritmo de la vida pasos nuevos. Love u.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios. Especialmente a ti mi querida Ras que has hecho que me emocione hasta las lágrimas. Gracias porque se que no te resulta fácil expresar esos sentimientos tan bonitos que llevas dentro.
    Seguro que la vida aun nos tiene reservada mucha danza y miles de pasos de baile en común. Love-u.

    ResponderEliminar
  4. Qué bien has expresado todo lo que da la danza... maravilloso Angel Corella... a mí también me hace mucha ilusión encontrarte, te sigo ya!!

    ResponderEliminar

Un comentario tuyo es la mejor recompensa. Gracias ;)