sábado, 31 de diciembre de 2011

PIDE UN DESEO


¡Se acaba el 2011!
Con lo bueno y con lo malo, otro que se va raudo y veloz dejando paso al siguiente.
El fin de año me toca. En mi casa, en esta unidad funcional que formamos mi chico y yo, existe una tradición que dura desde el inicio de la convivencia: el año se despide en el hogar, con fiestecita amistoso - familiar, una buena cena, un buen postre, sus doce uvas y un buen brindis, que este año haremos con cava de Can Xamós.
Tengo que contarte esto: una de las experiencias más chulas del 2011 la pasamos con amigos en las bodegas Xamós de la família Tutusaus. Entras sin tener ni idea y sales como un experto catador de vinos y cavas.



Hicimos un fin de semana de curso de catas y fue divertidísimo, súper ameno y tremendamente pedagógico. Salimos con el olfato bien afinado, mucho aprendizaje, un buen dosier para no olvidar como regar de la mejor manera cada tipo de alimento y una lindísima experiencia. Es un plan estupendo para hacer con amigos o amigas y si sois un grupito tenéis las bodegas en total exclusividad.
La ubicación también tiene su encanto: un pequeño pueblecito del Alt Penedés llamado Pontons, rodeado de viñas y mucha paz.


Como te decía, el año lo acabamos en casa, y lo empezamos viajando siempre que se puede. Después de las doce uvas: carretera y manta o avión y manta. Viajar es lo que más nos gusta y los comienzos tienen que ser acordes a lo que esperas que pase después.

Así que este año me he propuesto formular mis deseos en presente, como si lo que tanto anhelo que suceda ya estuviera pasando. Pienso proyectarlo y creermelo desde YA y te pido que hagas lo mismo. No perdemos nada y ganamos algo: empezar a disfrutarlo desde esta misma noche.

Te deseo un 2012 lleno de experiencias positivas, con mucho amor, salud y fortaleza para afrontar lo que venga.
Es todo lo que pido para mi: estar sana y poder compartir vivencias con mi gente querida. Saber disfrutar de lo pequeño, sentirme afortunada por cada día y no olvidarme de sonreír a la vida, aprovechando esos momentos en los que sientes que todo está bien, arropándome con ellos y saboreándolos al máximo.

FELIZ AÑO NUEVO Y GRACIAS POR PASARTE POR AQUÍ Y PERMITIR QUE ESTE ESPACIO SIGA VIVO. GRACIAS POR CADA VISITA, POR CADA COMENTARIO (PÚBLICO O PRIVADO). TE LO AGRADEZCO DE TODO CORAZÓN. 
GRACIAS A LAS AMIGAS DE SIEMPRE Y GRACIAS TAMBIÉN A LAS VIRTUALES, A MIS NUEVAS AMIGAS BLOGUERAS A LAS QUE TANTO APRECIO A PESAR DE NO TENER AUN LA SUERTE DE CONOCER EN PERSONA.

¡¡FELIZ 2012!!

Y no olvides poner un anillito de oro en la copa, dicen mis primas que trae mucha suerte y yo por si acaso obedezco año tras año.

BESOS A TODOS Y A TODAS.

martes, 27 de diciembre de 2011

ANOCHE ESTUVE EN AUSTRALIA (II)



"Viajar es imprescindible y la sed de viaje un síntoma neto de inteligencia". Enrique Jardiel Poncela

Con el repiqueteo del agua cayendo sobre el techo de la autocaravana empezó a vencerme el sueño en esta otra dimensión. Pero ahora era yo la que se resistía: quería seguir un ratito más en Australia.
Así que volví a tomar mi teletransporte particular para hallarme nuevamente, a los pies del Pacífico en el mirador donde nos sorprendió la lluvia y donde después de una rica cena nos recogió Morfeo.
Está amaneciendo y no queda ni rastro del agua de anoche, luce un sol radiante y las vistas son espectaculares. La gente en este lugar viene al mirador con su café a las 7 de la mañana, contempla el mar durante 10 minutos y luego ya puede empezar el día. ¡Que linda filosofía vital!
Hoy vamos a dar ánimos a los koalas hospitalizados de Port. Esos bichitos son adorables y el hospital está tan bien dotado que no le falta ni su ambulancia.


Después atravesamos Kempsey, esto es, kilómetros de prados donde pastan miles de vacas, ríos interminables, bandadas de patos blancos sobrevolando nuestras cabezas y a la vuelta de la esquina el mar salvaje y unas selvas tropicales increíbles e incontables canguros que se acercan al camino para alegrarnos el día.
Lo bueno del teletransporte es que los días y las noches pueden ser tan cortos o tan largos como tú quieras así que me planto ya en el siguiente amanecer: estoy en Iluka National Reserve, una reserva natural patrimonio mundial de una belleza indescriptible, formada por una bahía con aguas tranquilas en un pequeño municipio llamado Iluka. Veo un grupito de mujeres del pueblo, de todas las edades, que a las 6 de la mañana reman con sus kayacs y unos delfines que las siguen jugando, despreocupados, sin ningún tipo de estrés. Los señores del pueblito simplemente caminan, observando este Pacífico que, en estos lares, se vuelve de verdad pacífico, de paz.
Tomamos un camino cualquiera y llegamos a una playa tan desierta y salvaje que lo único que la altera son nuestras pisadas. Esa arena lisa se torna una preciosa pizarra donde escribir los nombres de nuestros seres queridos... De lejos vemos llegar a un lugareño que se acerca y me pone una caracola entre las manos diciendo: consérvala, te traerá suerte.

Y LUEGO ESTÁ NOOSA... Playas celestes, turismo con clase, mi chico surcando las olas como un surfero de verdad y una docena de ostras en el Café Le Monde que no te puedes perder si pasas por aquí.... ¡Gloria a las vacaciones!


Aprovecho mis últimos momentos de vigilia para pasar un instante por las paradisiacas Whitsunday con sus aguas cristalinas, sus arrecifes y sus pajarillos exóticos.




Me queda el tiempo justo para hacer unos kilómetros hasta Cairns y bucear la Gran Barrera de Arrecifes de Coral sintiendo, otra vez, la inmensa fortuna de poder disfrutar lo que tengo ante mis ojos.

El sueño me vence en el desierto, esta vasta extensión de terreno interminable que los australianos llaman Outback y que se proponen atravesar  una vez en la vida.


Puedo sentir otra vez el tremendo respeto hacia Uluru, esa imponente piedra sagrada para la cultura aborigen que se erige rojiza y orgullosa ante la inmensa planicie.

Y me duermo, nuevamente, metida en ese saco a ras de suelo, sin más colchón que la arena roja del desierto y sin más abrigo que el manto de estrellas que tengo sobre mi, formando el cielo más impresionante que he visto en toda mi vida.

Gracias a Australia y al teletransporte tengo un sueño reparador. Despierto rodeada de adornos navideños y el contraste me aturde un poco, pero rescatemos la parte buena: ¡Tampoco se está nada mal en esta otra dimensión!

Finalizo diciéndote que si deseas ir a Australia no tires la toalla a la primera. Ojalá las horas de vuelo y los costes no sean un impedimento para ti. Cumple estas dos premisas:

1. Prepáralo con tiempo.

2. Déjate asesorar por Canguro Viajes consultoría especializada en Australia que a través de su página web te ayudará a organizar la travesía que desees: vuelos, alquiler de vehículos, alojamientos que se adapten a tu presupuesto... El precio final fue infinitamente inferior al que calculábamos organizándolo todo por nuestra cuenta o mediante agencia de viajes convencional.

Te garantizo que valdrá la pena y ya sabes que luego podrás volver tantas veces como desees.

domingo, 18 de diciembre de 2011

ANOCHE ESTUVE EN AUSTRALIA (I)



"Un viaje de mil millas comienza por el primer paso" Lao Tsé.

Hay noches en las que tengo problemas para conciliar el sueño y no me gusta nada esa sensación de dar vueltas sobre tu propio eje sin poder dormir. ¿Qué hago? Elijo destino, respiro hondo y me voy de viaje.
Siempre digo que lo bueno de haber estado es que luego puedes volver cuando quieras pero ahora sin vuelos, sin trámites ni visados, ahorrando la parte mala y disfrutando sólo de la buena: de los paisajes, de las comidas, de los olores y las sensaciones.
Este verano estuve en Australia y anoche volví sin tener que volar durante 25 horas. Esta vez cerré los ojos, me lo propuse y me planté allí en un sólo segundo.
¡Voilà! estoy en la otra punta del mundo, en este maravilloso país - continente, llamado AUSTRALIA.
Me teletransporto directamente a Sidney y, de paso, teletransporto también a mi chico.

Paseamos por su Jardín Botánico donde casualmente coincidimos con un grupito de niños que aprenden a apreciar las maravillas de su flora autóctona. 


Caminamos unos metros más y tenemos la primera vista de ese  prodigio de la arquitectura, llamado Sidney Opera House. Vemos también el Sidney Harbour Bridge y los ferries que zarpan contentos desde la Circular Quay.


¡Mmmmm! Tenemos hambre, así que reponemos fuerzas disfrutando de todo el sabor de la cocina de Malasia en el, totalmente recomendable, Restaurante Chinta Ria en Darling Harbour. El enorme buda de la entrada nos da la bienvenida.

Vamos a ver atardecer caminando por la Ruta Pintoresca de Manly (Sydney Harbor National Park). Diez km de rutita increíble en pleno Parque Natural Paradisiaco tan cerca de la ciudad. Las vistas de Sidney desde aquí, son espectaculares.


Es hora de ir en busca de nuestra autocaravana de alquiler, sin duda la mejor opción para empezar a hacer km por este país de dimensiones extraordinarias (la empresa Backpacker tiene desde las más sencillas hasta las más estupendas a precios más que razonables). Este es el momento en el que me subo por primera vez y voy tiesa con la sensación extraña de conducir un vehículo de tales dimensiones y ¡Por la derecha! Pero en cinco minutos me habitúo y disfruto de los paisajes que nos sorprenden nada más abandonar la ciudad: enormes extensiones de tierra que la vista no alcanza a abarcar, agua dulce y salada, dunas de kilómetros, caballos salvajes, mimosas en flor... ¡Así es Australia!

Las playas como la de One Mile, Byron Bay o Seal Roks son idílicamente bellas y los vigilantes son enormes pelícanos que otean el horizonte desde lo alto de las farolas.


La carretera nos reserva interminables sorpresas: lo mismo avistamos ballenas que paramos en un mercadillo de lo más freak donde puedes encontrar de todo (desde galletas hasta coches, pasando por ropita de muñecas).

Y atravesando el Myall Lakes National Park vemos ¡Nuestros primeros canguros!

Es un país indescriptible. Los lagos se mezclan con el mar, con las selvas tropicales y las dunas. Todo es de una belleza absolutamente evocadora.

El rio Nambucca nos ofrece este espectáculo al desembocar en el Pacífico.


Atravesando parajes inmensos, entre selvas tropicales y un mar impresionante, llegamos a la Pelican Bay donde los pescadores acaban su jornada alimentando a sus incansables compañeros: los pelícanos del lugar.

Siempre tienes la sensación de estar rodeado 360º por un paisaje infinito.

Ahora estamos en Port Macquarie donde nos ha sorprendido una buena tormenta así que hemos hecho un alto en el camino. Nos encontramos en un mirador en primera linea de mar y estamos de relax total. Yo escribo mientras un chico muy guapo cocina unos ricos spaghetti... Él no lo sabe, pero lo estoy mirándolo casi como si fuera la primera vez, contenta de poder hacerlo once años después. De fondo suena Sabina y Serrat. La lluvia cae sobre el techo de la autocaravana y a mi me invade una sensación de bienestar tan absoluta, que no me importa nada que se nos haya aguado el plan.

domingo, 11 de diciembre de 2011

CUENTO DE NAVIDAD


"El recuerdo, como una vela, brilla más en Navidad". Charles Dickens.

Corrían tiempos complicados, circunstancias vitales adversas para Nica, en un ambiente prenavideño que impregnaba sus días de nostalgia.
Todo hacía presagiar que era un sábado normal: Se levantó temprano para asistir a su curso y a la llegada a su humilde morada todo estaba como siempre... Pero de repente cuatro renos salieron de detrás del sofá cantando un mágico villancico compuesto para la ocasión. Ella aún no lo sabía, pero el villancico narraba todo lo que le esperaba ese fin de semana que empezó como otro cualquiera pero que acabaría siendo inolvidable.
Los cuatro renos la coronaron con un glamouroso gorro de Papa Noel con incrustes de estrellitas, unas gafas de sol de lo más fashion y un buen colorete que alegró su rostro pálido.
Un Volskwagen Polo del 99 hacía las veces de trineo navideño capitaneado por cuatro renos y una Mama Noel. El trineo partió raudo y veloz y aterrizó en un mágico lugar de las montañas.


 
El inmenso abeto navideño del Hotel el Muntanyà les dio la bienvenida. Se encontraban en pleno Parque Natural del Montseny y el espíritu de Nica ya empezaba a renovarse.
Los renos la condujeron a uno de los 31 apartamentos, todos con vistas al Parque, que habían reservado para la ocasión. Le cocinaron una rica comida y sirvieron la mesa.


Una vez lleno el estómago, cuando ya no esperaba más sorpresas, la acompañaron hasta un recinto lleno de magia donde un ambiente de relajación lo impregnaba todo. Se llamaba Spa.

 

 
En ese momento una chica que se presentó como una Elfo ayudante de Santa Claus, vino a buscar a Nica y la separó de los renos. Ella se encontraba muy perdida porque no sabía donde la llevaba.
Atravesó esta sala:
 


Y llegó a otra más pequeña... ¡Olía muy bien!

Entonces señora Elfo le explicó a Nica que los renos le habían pedido un masaje para ella en el que tenía que poner grandes dosis de mimo. Además del mimo, utilizó aromoterapia y unas piedras calientes con las que se ayudaba muy sabiamente. Era una señora elfo muy experta en masajes.
Los renos esperaban a la salida con caras de satisfacción. Era momento de volver al apartamento envuelta en una atmósfera de aromas increibles y bienestar infinito.
Una vez allí, sugirieron que Nica se tumbara un ratito en el sofá mientras preparaban la cena. Como comprenderéis, aquello ya superaba los límites del confort.
Cuando estaba desprevenida, le taparon los ojos inesperadamente. Volvía a estar desorientada ¿Qué más podía pasar? Entonces sucedió algo increiblemente hermoso: al destaparle los ojos los renos se habían convertido en princesas de cuento, con maravillosos vestidos y, lo mejor es que delante de Nica también había un precioso vestido que se puso inmediatamente (esto en lenguaje cristiano es que mis queridas amigas, hasta ahora aderezadas con diademas de renos, se trajeron al Muntanyà  sus vestidos de novia y también el mio).
Cuando le quitaron la venda de los ojos y las vio tan preciosas comenzó a saltar como loca, era un acontecimiento único: todas vestidas de novia, excepto la que aun nos quedaba por casar que hizo las veces de novio de todas.
Sí, ya lo se, Nica y sus amigas están fatal. Pero que reportajes de fotos, que cantidad de posados. ¡Cuantas risas! Que maravilloso catálogo de Novia-España salió de allí.
Cenaron, tomaron, rieron... Y cuando ya tuvieron bastante salieron a tomar el aire puro de las montañas. ¿Quien no ha visto a cinco novias locas caminando por el Parque Natural del Montseny a las 3 de la mañana? Suena a estar como cabras, ya lo se, pero ellas son así.
El finde concluyó con una comida de familia a la que se unieron los príncipes azules de los renos y el Papa Noel convertidos en princesas y la hermana de Nica.
Y este post concluye con una recomendación al  Hotel el Muntanyà en el Parque Natural del Montseny a media horita de Barcelona, que no te puedes perder, en la modalidad que sea: viaje de amigas, pareja o familia.  
Concluye, también, con un agradecimiento infinito a Madu, Ras, Luca y Maes, las queridas perias de Nica y a su amiga-hermana Piguel, así como a los príncipes azules,  que nuevamente estuvieron ahí, sosteniéndola y alimentando su espíritu y su alma a base de mimos, locura y risas infinitas.

sábado, 3 de diciembre de 2011

VOSOTROS TAMBIÉN

"Pensábamos que habíamos venido al mundo a sufrir y resulta que puede haber una alternativa, y que somos parte de un todo maravilloso que nos conecta con la magia del mundo, la magia que descubrí un día en los ojos de mi hija". ELISABET PEDROSA. Autora de Criaturas de otro planeta. Madre de una niña con Síndrome de Rett.

El mundo se ha puesto de acuerdo en que hoy sea vuestro día, y a mi me gustaría que, en el futuro, no tuviera que existir una fecha prefijada para recordarle al mundo que existís.
Para mi siempre es vuestro día porque formáis parte del mio y de mi vida y en este blog no podía faltar una alusión a VOSOTROS, que me habéis enseñado que se puede decir tanto sin palabras, que un gesto puede estar tan dotado de significado, que una mirada puede estar tan llena de sentido.
VOSOTROS que me recibís como nadie, demostrando que cada día es un maravilloso regalo volver a encontrarnos.
VOSOTROS que siempre me sorprendéis por alguna razón, que me hacéis pararme a observar lo que tantas veces me pasa desapercibido.
VOSOTROS que sois un ejemplo de lucha ante la adversidad, de superación y de ganas de vivir. Que me hacéis sentir vergüenza por no valorar cada segundo la suerte que tengo en la vida por estar entera, por poder moverme sin dificultad, por poder hablar, por transmitir sin problemas lo que siento.
VOSOTROS que me habéis ayudado a hacerme a mi misma, a valorar lo importante, a dar y a recibir afecto. Que me tenéis reservado ese abrazo en el peor momento del día, cuando estoy agotada de reuniones, calendarios y contratos. Cuando tengo ganas de tirar la toalla. Es tan reconfortante ese abrazo, tan intenso, tan de verdad... que me hace volver en sí y recordar que todo es por VOSOTROS.


Hoy podría recomendarte algún libro como "Quiet" de Marius Serra o "Criaturas de otro planeta" de Elisabet Pedrosa, incluso alguna película como "Las llaves de casa" de Gianni Amelio. Que tratan el tema de la discapacidad desde una perspectiva realista y conmovedora.

Sin embargo hoy, lo que de verdad quiero recomendarte, es que cuando te cruces con una persona con discapacidad intentes no ponerle la etiqueta y vayas un poquito más adentro y pienses que TAMBIÉN tiene sueños y anhelos. Que TAMBIÉN ríe y sufre. Que TAMBIÉN contempla el sol y le afectan los días nublados. Que TAMBIÉN tiene preferencias. Que TAMBIÉN se enamora. Que TAMBIÉN tiene defectos y virtudes.
Que TAMBIÉN tiene habilidades y CAPACIDADES.
Que TAMBIÉN tiene miedos.
Que TAMBIÉN es importante para alguien.
Que TAMBIÉN quiere amar y ser amado.
Que TAMBIÉN necesita decidir y que se le tenga en cuenta.

Que TAMBIÉN es ciudadano de primera como tú y como yo.
QUE TAMBIÉN ES PERSONA.




HOY 3 DE DICIEMBRE ES EL DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD Y OJALA ALGÚN DÍA YA NO TENGAMOS QUE RECORDAR AL MUNDO QUE VOSOTROS TAMBIÉN FORMÁIS PARTE DE ÉL.