jueves, 16 de abril de 2015

ESCAPADA AL SUR DE FRANCIA

 


Me encanta viajar. Descubriendo mundo, mezclándome con personas diferentes, probando otros sabores, me siento en estado de gracia, feliz.
Ahora con un bebé tan pequeño hay que adaptar algunos horarios, mirar mejor donde te metes a dormir y hacer alguna que otra anticipación, pero sin duda se puede. Esta ha sido nuestra primera escapada familiar con un bebé de un mes y una perrita de cuatro meses y ratifico: ¡Se puede!
Hemos estado en el sur de Francia en el Languedoc-Rosellón una zona bellísima entre el Delta del Ródano y los picos pirenaicos bañada por el Mediterraneo. Ideal para hacer vida tranquila, dar largos paseos y recorrer carreteras que serpentean entre viñedos, castillos cátaros y las aguas tranquilas del Canal de Midi, milagro de la ingeniería del s.XVII que hizo posible la unión entre Atlántico y  Mediterráneo.

 
Nos alojamos en un complejo de casitas llamado PORT MINERVOIS muy modestas pero con todo lo necesario y a un precio espectacular situadas en un emplazamiento precioso en un pueblecito llamado Homps justo delante del canal. Ideal si vas con niños porque la zona es acotada y hay parque y piscina. Justo delante un lago precioso y multitud de caminos para pasear.
 


La zona es maravillosa, enamora la tranquilidad de los pueblecitos cercanos bañados por el canal como Le Somail, o por el Mediterraneo como Cruissan, espectacular pueblo-fortaleza totalmente circular.
 
 

También tomarle el pulso a Narbonne una ciudad no excesivamente grande pero bella, llena de vida y repleta de gente muy guapa con esa elegancia y ese estilito francés refinado que tanto me gusta. Parada recomendada en Narbonne la Creperie d'Oc, crepes dulces y salados buenísimos, unas ensaladas espectaculares y unos precios estupendos.
 
Y luego está Carcassonne que siempre tiene una visita a pesar de no ser mi pueblo medieval favorito, ni el más auténtico, esa vista de la Cité siempre conmueve un poco y la Cassolette de canard y las peras al chocolate que puedes comerte en el Restaurante Le Chateux conmueven mucho más.

 



 
 
 

Como en todo periodo vacacional he  ido bien acompañada de dos libros muy recomendables.



Me encanta la atmósfera tan peculiar que es capaz de crear Máxim Huerta en sus novelas "Una tienda en París" no es una excepción, muy ameno y de lectura rápida, ideal para unas vacaciones.  El libro "De Gandía a la Casa Blanca" de Ruben Figueres, emprendedor español afincado en Chicago, es de esos que te hacen pensar que un cambio de vida es posible, que uno puede ir en busca de sus sueños y que siempre hay quien tiene el coraje de crear un mundo a su medida.

Hubo tiempo también para hacer alguna que otra compra y no hizo falta ir a ninguna tienda muy sofisticada, en el Carrefour de Narbonne me topé con una sección espectacular de cosmética natural: productos bio, totalmente ecológicos, libres de parabenos y creados en empresas respetuosas con el medio ambiente. No hace falta decir que me volví loca.
 

Entre los descubrimientos la marca Le Petit Olivier, uso estas pastillas de jabón artesanal incluso para la cara y es maravillosa la sensación de limpieza y suavidad que dejan en la piel.

 
Pero sin duda lo más bello de este viaje ha sido disfrutar de mi familia, de mi bebé tan chiquitín y de nuestra perrita Lila que ha sido feliz en plena naturaleza. Hasta ahora no sabía que un paseo al atardecer podía ser tan placentero, que pudieran darse tantos besos por minuto ni que la mirada de un ser tan pequeñito conseguía derretir de tal manera el corazón de una madre.
 
 
Y de un padre :-)
 
 

 


 

7 comentarios:

  1. Un viaje muy lindo!
    Los bebés cambian por completo la vida de la pareja!
    Unas fotos muy bonitas y muy bien narrado!
    Muchos besos y feliz noche

    ResponderEliminar
  2. Qué bien lo pasaron, y seguro que el bebé estuvo muy contento. Aventuras en pañales, ja, ja.
    ¿Cómo me puedo comunicar contigo directamente? Si quieres, pasa por mi blog y déjame algún dato de contacto en un comentario. No lo voy a aprobar... ¡promesa!
    :D

    ResponderEliminar
  3. Qué estupenda escapada!

    Nica, cada vez que entro aquí me contagias felicidad, es un gusto leerte y pasear un rato con vosotros -comiendo, leyendo, comprando y oliendo jabones ;-)... con tu fantástica familia.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. Disfruta de este momento tan maravilloso,Nica!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Precioso reportaje Nica. me encantan los castillos y la naturaleza.
    Claro que se puede viajar con bebés. Los míos también empzaron muy pronto ;))
    No pararás de dar besos...y os váis a seguir derritiendo toda la vida .
    De nuevo en casa tranquilitos,las mini vacaciones se acabaron.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Un viaje lleno de vivencias. Lo explicas tan bonito que dan ganas de volver. Pasar por aquí es como volver a vivirlo.

    ResponderEliminar
  7. Escapada deliciosa en tus letras e imàgenes con ese aire francés tan romàntico que me encantaaaa... Ademàs me has despertado recuerdos inolvidables cuando recorrìamos esas zonas yendo hacia España en coche con mis peques. Gracias Nica una vez màs por dejarnos tanta ternura :*
    Toda la felicidad del mundo siempre
    Besos mil :)

    ResponderEliminar

Un comentario tuyo es la mejor recompensa. Gracias ;)