sábado, 7 de enero de 2012

PONGAMOS QUE HABLO DE...

Allá donde se cruzan los caminos,  donde el mar no se puede concebir, donde regresa siempre el fugitivo, PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID. Joaquín Sabina.

Como te decía en este mi hogar salimos huyendo después de las 12 campanadas. Sin embargo, no te dije, que esta vez no era un buen momento para huir. Algún que otro imprevisto de diversa índole nos hacía renunciar a esta tradición tan nuestra.
Hemos empezado años en París, en Estocolmo, en Berlín, en Florencia... Ciudades europeas bellísimas. Pero el 31 de diciembre de 2011 a las 19'30h nos estábamos mirando a los ojos y consolándonos mutuamente con argumentos como: "ya no hay tiempo", "Por un año que nos quedemos no pasa nada", "Lo importante es seguir juntos..." Bla, bla, bla... Me sentía triste, me gusta viajar el día 1 cuando los aeropuertos, las carreteras, los trenes son todo nuestros. Y, me da, que empezar así es un buen presagio.
Ciertamente ya no había tiempo para planificar un viaje a una bella ciudad europea ¿O si? De pronto tuvimos una inspiración divina y decidimos que no hay que ir tan lejos. "¿Nos vamos a Madrid?" Pues claro que si. ¡Madrid es una idea estupenda! ¡Madrid es una ciudad europea preciosa! ¡Madriiiidddd!
Así que fiestecita en casa, doce uvas, maleta exprés, un ratito de descanso y Barcelona - Madrid en cinco horitas por carretera.
Cuando puse un pie en los Madriles no entendí como pueden haber pasado diez años desde la última vez.
Han sido tres días de goce total a base de paseos y buena comida. Tres días - tres kilos, es una proporción más que respetable.
Me calcé mis UGGs Australianas, que han sido, con diferencia, la mejor inversión del año y empezamos el 1 viviendo el ambiente alegre y resacoso de la Puerta del Sol, llena de Madrileños y forasteros que se resignaban a retirarse, impregnados aun del subidón añonuevense.
Le siguió su paseito de rigor por el Palacio Real, La Almudena, la Plaza Mayor y La iluminada Gran Vía.
Y en cuanto nos picó lo más mínimo el gusanillo del hambre nos tiramos al tapeo con total devoción primero por el centro, en esa maravilla de Mercado de San Miguel, de los más antiguos y bonitos de la ciudad (1616), recientemente reformado y que se define a sí mismo como "Centro cultural culinario". Babeas desde el minuto uno porque todo es fresco y riquísimo y encuentras desde ostras, hasta buenos quesos, pasando por chocolate...mmmm... Y unos vinitos que son pecata minuta.
Y luego no puede haber noche de tapeo Madrileño sin un paseito por La Latina con su Cava Baja que estaba hasta los topes.
Y ¡como es ese pincho de tortilla en Juana la Loca!
Pero quedamos tan sorprendidos por las ofrendas de San Miguel que antes de abandonar las calles volvimos a pasar y nos zampamos tres de bacalao y unos olivones de 10 centímetros de diámetro.
El día siguiente empezó con la mentalización que requiere saber que a las 13.30 tienes hora en La Bola para un cocidito madrileño de los de verdad y a las 11 de la noche una mesita en Casa Lucio que te espera con los huevos más famosos de España.
Empezó por tanto con un Paseo por El Retiro y un agua de Vichy... Está bien, ¡Tras un desayuno monumental!


Entre el desayuno y el Vichy nos bajamos La Castellana desde el Bernabeu a Cibeles y luego, nos retiramos al Retiro.. ¿Crees que eso nos ayudó a quemar alguna caloría? No lo se, yo sólo de pensar en el cocido andaba ligera como una pluma.


Y llegó el gran momento.



Esos pucheritos contienen cantidades industriales de cocido madrileño, con su caldito, su col, su carnecita y su chorizo... Y su vino de la casa que hizo que mi tez pálida reluciera cual farolillo.
Dicen que si los madrileños tuvieran que elegir la cocina más rica y tradicional de la ciudad la Taberna La Bola (desde 1880) ocuparía siempre un lugar privilegiado. Servidora corrobora que la fama no es porque sí.
Continuamos disfrutando de la ciudad, con el estomago lleno, sin frío en el cuerpo y mucho más "contentillos" de lo que entramos.
Un paseo por el Madrid más cultural hizo nuestras delicias de tarde: visita al precioso edificio de Caixa Forum, joya arquitectónica donde las haya con su fachada rojiza y su jardín vertical, un paseito por el Prado y una adquisición en los puestos de libros de la Cuesta de Moyano.
Un día tenemos que hablar de David Safier y de sus libros deliciosos a base de prosa ligera y humor inteligente (seguro que te suena por Maldito Karma). El último es Yo mi me contigo. Me lo he traído de Madrid y ya te contaré.
Impregnados de cultura nos fuimos a ver el ambientillo selecto de la Calle Serrano en el primer día de rebajas y tengo que decirte que sobrepasando los límites del pecado... ¿Me compré algo en Gucci??? ¡NOOOOO!!!! Me zampé un chocolate con roscón en Mallorca.


Hija que distinción hay en este Barrio de Salamanca, si es que sólo de ver escaparates como estos te dan ganas de quedarte a vivir.

Y este de La Bombonería Santa ¿Qué importa que den el kilo de chocolate a 60 euros? No cobran por mirar... ¡Ni por oler!
Se acercaba el gran momento... Un retoquito en el hotel que me voy a Casa Lucio.


Dice el señor Alberto que ostenta el privilegio de haber regentado el mejor chiringuito de playa con exquisita cocina, de toda la costa del Maresme (y que nadie le ha podido arrebatar tal privilegio a pesar de que la ley de costas le obligó a cerrar hace 17 años), que el día que los huevos fritos valgan dinero por fin valoraremos que son un gran manjar. ¡Que verdad tan verdadera!!
Lucio ha sabido hacer negocio de los huevos y de una cocina sencilla a base de buenos ingredientes.

Unos trocitos de cochinillo acompañaron los huevos estrellados porque se sentían muy solos.
Comimos rodeados por la discreción del cantautor Juan Peña y la estridencia hecha persona de Leticia Sabater que seguramente es buenísma muchacha pero como diría mi querido Val es histriónica perdida. Fue como tenerla dentro de mi plato toda la noche. Tales dosis de griterío y risas descompuestas me hicieron concluir que es tan "chupi-guay" como parece en la tele... ¡O más!
Y frente a eso la sensatez del señor Lucio, ese hombre que empezó como botones, que se hizo mundialmente famoso y que sigue ahí al pie del cañón, pendiente de saludarte y darte las gracias y que según parece, le da igual que te llames Leticia, Juan Carlos I, o Nica, a secas.

El tercer día tocó despedida y retirada. Pero dijimos adiós con el firme compromiso de volver a la capital con mucha más frecuencia.
En los viajes siempre hay dos momentos clave. El primero es cuando sales, maletilla en mano, con ese subidón que te da saber que vas a vivir nuevas experiencias. El segundo es cuando llegas, maletilla en mano, con ese bajón que te da saber que se acabó, que mañana trabajas y que hay que poner tres lavadoras... En ese momento, me tomo un segundito antes de subir, miro mi piso desde la distancia y pienso, satisfecha, que por más que ame viajar, lo importante siempre es LLEGAR.




13 comentarios:

  1. Qué bonito relato del viaje. ¡¡Estupenda manera de empezar el año!!

    ResponderEliminar
  2. Ay Nica Nica, eres lo más. Te he leído y es como si te hubiera estado acompañando durante todo el viaje, conozco La Bola y Casa Lucio y corroboro todo lo que cuentas. Madrid siempre merece una visita, y yo de vez en cuando lo hago, porque mis hijas estudian allí. Es estupendo viajar aunque sean tres días, porque si además vas con alguien a quien quieres, pues no se puede pedir más. Un beso grande mi niña y a ir planeando nuevos viajes.

    ResponderEliminar
  3. Pienso firmemente que alguna entidad llámese Turismo de Madriz, o turismo de Australia, debería de crear una partida en sus presupuestos para compensar,lo fantásticamente bien que lo vendes .... Como muy bien ha descrito Conchi (léase el comentario anterior) qué gran facilidad la de Nica la de llevarte hacía donde ella está o va...!! Que gran acierto ésto del blog! Loviu. Carmen T de Dann.

    ResponderEliminar
  4. Qué maravilla Nica! Qué bonito es así Madrid, y que itinerario más perfecto!...delicioso viaje y deliciosa descripción!
    Te diré que me has alegrado el día... yo termino hoy mis vacaciones, metida en la cama desde el día 1 por un maldito virus que he decidido ya seriamente que se tiene que ir aunque sea a la fuerza... gracias mil por este aire fresco y feliz!

    ResponderEliminar
  5. Mis cuatro queridas!!! Muchas gracias por vuestros comentarios.
    A ti Olivia decirte que has sido todo un descubrimiento y que si sigues deleitandonos con esas maravillosas recetas, pronto estaré entre fogones.
    A mi Conchy gracias como siempre. Ya no puedo vivir sin tus comentarios (jeje). Que suerte que tus hijas estudien en los Madriles y poder pasear con frecuencia por la capital.
    Carmensita lo que dices,viniendo de una experta en turismo como tú es todo un piropo. Gracias de corazón.
    Milena no sabes lo feliz que me ha hecho tu comentario, sentir que he contribuido a que estuvieras un poco mejor es una gran alegría para mi. Te deseo que te recuperes YA.
    Sois las mejores chicas. Miles de besos.

    ResponderEliminar
  6. Nica, pero que ganas de ir a Madrid que han dado!!! Aish... es que me ha entrado hasta hambre!!! Muak

    ResponderEliminar
  7. Vaya escapada madrileña más chula os habéis pegado, yo solo hace un año que fui y al leerte me han entrado ganas de ir mañana mismo otra vez, me encanta esa ciudad, Roma, Londres, Paris, New York tienen su encanto, pero Madrid ese rancio abolengo que me mola mucho, jejejej
    Nosotros el año pasado también hicimos recorrido similar en el que no faltaron los huevos de Lucio y el Mercado de San Miguel, y el Prado como no.

    Petonets guapa

    ResponderEliminar
  8. Nica me ha encantado tu post! Eso sí que es aprovechar un viaje al máximo, luxury total! Con su cocidito, su Casa Lucio, sus pinchitos, su TODO!!! Muy bien viajado, sí señor! Cuentas que te ha gustado “Maldito Karma”, te recomiendo uno de mis autores preferidos: Christopher Moore, especialista en ficción absurda y que tiene títulos maravillosos. Uno de mis preferidos es “Un trabajo muy sucio”, te encantará! Bssss y espero pronto otra de tus aventuras!
    www.clubmujeresreales.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Isabelita, que alegría verte por aquí. Un besazo enorme.
    Artemisa, muchas gracias por la visita!!!!
    Idoia, miles de gracias por tu comentario y tu recomendación. He leido algo de Cristopher Moore, pero no este, así que me lo apunto sin duda. Graciassssss

    ResponderEliminar
  10. hola bella te he cotilleado desde el blog de idoia y me encanta ver q la gente q viene a la ciudad la aprovecha al máximo,a veces los q estamos aqui no nos paramos a ver las pequeñas cosas q son tan estupendas!!!

    te espero x mi canal
    http://www.youtube.com/user/SrtaInvertida/featured

    ResponderEliminar
  11. Holà, te encuentre por Milena y me encanta tus paseos y tu voz...
    Te sigo ! :-)
    Lala

    ResponderEliminar
  12. Querida Nica de mi alma. Que maravilla de relato, de fotos, de viaje! me has hecho disfrutar muchísimo. Eres un sol y por supuesto eso se transmite en tus palabras y tus vivencias tan únicas.

    Ya no necesito ir a Madrid! Solo tengo que visitar Amity un ratito y voilá!

    Un abrazo muy fuerte guapa!

    ResponderEliminar
  13. Hola! Acabo de descubrir tu blog y quería decirte que... me encanta! He leido bastante, aunque por hoy no tengo más tiempo, prometo leerlo y releerlo porque me gusta mucho como escribes. Sigue así!!

    ResponderEliminar

Un comentario tuyo es la mejor recompensa. Gracias ;)