martes, 4 de noviembre de 2014

EL FARO DE EVA

 
"La sabiduría es darse cuenta de lo esencial" Jose Luís San Miguel de Pablos.
 
 
 
Ahora que por fin parece llegar el otoño de verdad, que los días son lluviosos y desprenden ese olorcito a melancolía, que apetece encender el horno y tomar leche calentita con pasteles recién hechos, mi mente ha evocado un lugar muy especial donde estuve hace poquito tiempo.
Se trata de un faro en un enclave remoto, cerca del Círculo Polar Ártico: El faro de un pueblito de Noruega llamado Alnes. EL FARO DE EVA la guardiana que llena de dulzura el lugar más inhóspito.
Alnes es un pueblo perdido en la Isla de Godoy (Noruega) para poder llegar desde Alesund hay que  saltar varias islas y cruzar largos túneles por encima y por debajo del mar. Los noruegos viven asombrosamente con su geografía y cuando se proponen llegar a un lugar llegan, a veces, como en esta ocasión, hay que atravesar montañas, cruzar túneles submarinos y dar un millón de vueltas por terrenos imposibles, pero la conquista vale la pena.
Por fin estás en Alnes, un pueblito de pescadores salpicado de casas de colores con la parte de atrás asomando al embarcadero y la barca esperando para salir en cualquier momento a pescar la cena. La vida es tranquila, reposada y sus habitantes  no pasan por alto lo esencial.
 
 
 
 
Y entonces te percatas de que un faro lo preside todo. Ese faro orgulloso que lleva siglos alertando a los pescadores del afamado bacalao de la zona.
 
 
 
 
Y cuando te acercas un delicioso olor a tarta de arándanos te dice que está abierto y te invita a pasar, a sentarte, a reposar, a ver la lluvia caer tras el cristal y a deleitarte con el trozo de tarta recién hecha que Eva y sus chicas acaban de elaborar con sus propias manos.
 
 
 
Me inspiró tanto el lugar. Cada una de las tres mujeres que preparaban deliciosas tartas, que servían tés y cafés calentitos, que atendían con amabilidad a toda persona que atravesaba la puerta, me cautivó hasta tal punto que me hubiera quedado días pidiendo que me hablaran de su historia, de cómo habían llegado al faro de Alnes y de cómo tuvieron la brillante idea de que este no iluminara sólo a los pescadores sino que diera calidez, amor y dulzura, a cada una de las personas que desde los lugares más lejanos llegábamos a una isla extremadamente remota en busca de la paz y el sosiego que  no encontramos en nuestras ciudades.
 
 
Si un día me retiro que me busquen aquí, estaré respirando aire puro, actualizando mi blog tantas veces como me gustaría, leyendo, tomando cafés, escribiendo sin parar.
 
Charlaré con Eva sobre sus vivencias y por fin sabré cómo llegó al faro y porqué se quedó. Y entonces me la camelaré para que me pase la receta de su tarta de arándanos y la compartiré con todos vosotros.
 
 

12 comentarios:

  1. No es mala idea.... El lugar es pura naturaleza, dejar correr el tiempo sin prisas, en paz y si estás con gente amable...ese es el verdadero placer de la vida Nica. Que tu sueño se cumpla ;))
    Hermosas fotos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. El olor que invita a entrar, debe ser un lugar tan acogedor que seguro te quieres quedar.

    ResponderEliminar
  3. Deliciosa entrada Nica. Qué maravilla de lugar, para mì los faros tienen una magia especial.
    Ya me imagino el aroma de la tarta de aràndanos para desayunar y la agradable charla con las anfitrionas...
    Gracias por las agradables sensaciones que transmites siempre con tus entradas Nica
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  4. En el FARO DEL FIN DEL MUNDO, también existe el AMOR...
    Gracias por dejarnos el tuyo, y un buen fin de semana preciosa :)))

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosa entrada, Nica... qué lugar tan apacible y maravilloso... lo entrañable es lo que esencial.
    Gracias, se te echaba de menos.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  6. Me gusta tu blog, las fotos que publicas, las cosas que nos cuentas, me gustaría sentarme en Alnes junto al faro, probar el pastel de arándanos, conversar con Eva, me gusta tu "casa con ruedas"... Seguiré visitándote

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hola Nica. No te imaginas la alegría que me he llevado al leer tu comentario, y no por el comentario en sí, sino porque no sabía que habías retomado el blog. Y si, estoy muy barcelonina, encantada de vivir aquí. Besos guapa.

    ResponderEliminar

Un comentario tuyo es la mejor recompensa. Gracias ;)