viernes, 30 de enero de 2015

AQUELLAS PEQUEÑAS COSAS

"Son aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas en un rincón, en un papel o en un cajón" Joan Manuel Serrat.

Mi dulce espera está siendo una experiencia grandiosa. Dar vida con tu vida, albergar un hijo, sentir como crece, vivir la ilusión, los nervios, la ansiedad y el miedo, saberte tan distinta... Supongo que para toda mujer es una experiencia única, contundente, absoluta. Yo ya no pensé que pasaría por ella, así que además de todo eso es increíble y tan emocionante que me resulta extremadamente difícil describirla.
He tenido la suerte de poder hacer un parón profesional durante los dos últimos meses y ahora que mi niño está a punto de llegar ya casi miro con nostalgia estos días de barriga, de paz, de aprendizaje, de tener tiempo, de conectar tanto con la belleza.
He aprovechado bien este paréntesis y me hace ilusión compartir algunas de las cosas que he hecho, que he aprendido, que he descubierto.
Para empezar he cumplido mi sueño de aprender a tejer, admiro tanto a las personas que saben crear con sus propias manos que me he aliado con ellas y por fin soy capaz de hacer mis cositas de ganchillo.

 

 

También he tenido la gran suerte de que unas costureras estupendas me inviten a pasar las mañanas de los jueves rodeadas de hilos, agujas, telas preciosas, desayunos exquisitos y un sinfín de risas. Ese Club de los jueves vale sobretodo por su calidad humana, por su generosidad y por esa capacidad de hacerte sentir como en casa. ¡Y que colchitas más lindas tiene mi niño!

 

He tenido tiempo para leer.
 
 

 
 
 
 
Y para escribirle cositas a mi hijo.
 



 
Y he hecho compritas que han amenizado estos momentos de creación y cultivo de la mente.
Como este quinqué que alumbra mis lecturas, conseguido en una de las tiendas de inspiración vintage que ahora encuentras por cada esquina de Barcelona (¡que ganas tenía de un quinqué!).


O estas velitas e inciensos de Zara Home y de Mr Wonderfoul que huelen a felicidad absoluta.
 
He tenido tiempo también para tocarme la barriguita al calor de mi aceite antiestrías de Weleda de almendra dulce, jojoba, germen de trigo y extracto de árnica. 100% natural, ecológico y respetuoso con el medio ambiente. Enamoradísima de esta marca. Un gran descubrimiento.




Como entrañable ha sido descubrir la marca Nórdica Lolo Bebé que se dedica sólo a hacer saquitos de lana totalmente artesanales con forro micropolar interior que se adaptan perfectamente al bebé de 0 a 4 meses. Albert va a ir muy calentito.

Y las mandolinas de Bambú Aden + Anais totalmente diferentes a todo lo que hayas tocado hasta ahora. El tacto y la delicadeza que desprenden son increíblemente agradables.

 
 
No sólo he descubierto cosas materiales, esta etapa tan bella también me ha regalado amigas nuevas y me ha reconfirmado que las de toda la vida siempre seguirán a mi lado.
 
 
 
Disfrutar de ellas, tomar cafés (descafeinados), barcelonear en busca de nuevos descubrimientos, sentir su calor, disponer de sus consejos... Ha sido un gran regalo.
Me dejo muchas pequeñas - grandes cosas que he vivido durante estos meses. Se que ahora empieza lo bueno pero también se que nunca olvidaré este acontecimiento vital tan intenso, tan bello.
Acabo con una pequeña cosa que también ha venido a nuestras vidas en este momento tan dulce y que la ha endulzado más si cabe. Nos hace muy felices y sabemos que será una gran compañera para nosotros y para nuestro hijo Albert: nuestra perrita Lila, una cachorrita Yorkshire, un regalo de una familia realmente especial. En tan sólo un mes ya es una más en casa, y se ha ganado todo nuestro amor.
 



viernes, 16 de enero de 2015

¡SORPRESA! GRACIAS AMIGAS

Este sábado tuve la suerte de vivir una de las sorpresas más preciosas y especiales de toda mi vida. Mis amigas, las que siempre han estado ahí desde hace más de 20 años se habían compinchado para organizar una fiestecita en honor a mi bebé.
Es increíble vivir un momento tan deseado y especial con personas tan maravillosas al lado. Sentir que tu alegría es su alegría, que tus miedos son sus miedos y que siempre estarán ahí a pesar de que el tiempo pasa y las responsabilidades se multiplican.
Todas saben lo que es tener hijos y por eso mismo deseaban que yo pudiera vivir este sueño que no acababa de hacerse realidad. Cada día me hacen sentir que este bebé también es un poquito suyo y me consta que saber de su existencia las llenó de felicidad, que hubieron lágrimas de emoción y que desean, como yo, que todo salga bien. Es una suerte haber podido contar con ellas desde el primer minuto para compartir mis alegrías, mis inquietudes, mis angustias, mis temores y las fotos de mi barriga.
La fiesta empezó a las 18h cuando al llegar a casa encontré un universo azul.

Todo estaba decorado con motivos marineros: barquitos de papel, banderolas a rayas y sombreritos. Mi comedor destilaba estilo navy.
Lo más bonito es que todos y cada uno de estos motivos desde la decoración hasta la deliciosa merienda estaba hecho por mis amigas, cada una se encargó de algo, todo era artesanal, bonito y delicioso.
Seguro que Esther llevó la voz cantante porque sabe mucho de organizar eventos (y ojalá se atreva a ser emprendedora y deleitar al mundo con todas sus ideas). Ella se encargó de gran parte de la decoración y también de prepararnos un pastel de limón con semillas de amapola y unos cupcackes deliciosos.


Los blancos de manzana con especias y nueces pecanas, con frosting de queso y los azules de chocolate con vainilla. Hasta ahora los mejores que he probado!!

Pero todas absolutamente todas pusieron su granito de arena: había limonada natural de color azul en botellitas personalizadas, palomitas caseras en bolsitas con nuestros nombres, cookies de chocolate... Y para completar la decoración pasteles de pañales y un montón de regalitos envueltos de azul.


Como siempre que estamos juntas brillaron las risas y las confidencias. ¿Qué tienen estas chicas? ¿Qué tiene esta amistad tan pura? Pasan los años y sin embargo estar con ellas me hace sentir que el tiempo no ha pasado en absoluto, que queda mucho de aquellas niñas de cole y de instituto. Que nos despojamos de todo cuando nos reunimos: de obligaciones, carreras profesionales, preocupaciones familiares...


Por fin llegó el momento de abrir los regalos. Entre otras muchas cosas mi niño tendrá la suerte de ir muy abrigadito este invierno gracias a este buzo Burberry.



También recibimos esta preciosidad artesanal para la habitación, todo lo marinero me gusta muchísimo en decoración infantil así que estoy encantada.


Y estos productos Weleda  por los que siento absoluta adoración. Esta marca selecciona materias primas naturales procedentes de cultivos biológicos. Hace un uso responsable de los recursos naturales y preserva la biodiversidad, sometiéndose a los mínimos procesos de transformación. Las fórmulas son 100% biodegradables y se utilizan envases reciclables. He usado mucho las cremas y aceites durante el embarazo y quiero seguir haciéndolo con mi bebé.





En un momento determinado de la tarde me comunicaron que no pensaban irse. Así que mi fiestecita baby shower acabó convirtiéndose en una fiesta de pijamas con todas las de la ley, como las que hacíamos ¡¡hace 20 años!! Prepararon la cena, deliciosa por cierto, y seguimos charlando y compartiendo.
En medio tuve que pasar alguna que otra prueba, demostrando que sabré apañármelas con un bebé y escuchando sabios consejos.
Lo pasamos genial, disfrutamos cada momento y se nos hizo muy cortito. Después de dormir unas horillas preparamos un rico desayuno y acabó mi gran sorpresa bastantes horas más tarde de que hubiera empezado.
Pero lo que no acabó es esta sensación tan linda que me invade desde entonces,  de sentirme querida e importante para mis amigas, de saber que tengo al lado a las mejores y que ya no hay acontecimiento vital que pueda separarnos. Todo lo que diga a partir de ahora sonará a tópico así que sólo: MIL GRACIAS, se que seré una madre infinitamente mejor porque VOSOTRAS SEGUÍS A MI LADO.