lunes, 9 de abril de 2012

UNA ESCAPADITA CON MUCHO GLAMOUR

Acabo de volver del País Vasco Francés. Que escapada tan recomendable: que paisajes, que palacetes, que mar, que "creme" de la "creme", que estilo navy, que surferos... ¡Cuanto glamour!
Cuando tengas unos días escápate, vale la pena.
No te pierdas el encanto señorial de San Juan de Luz lleno de construcciones palaciegas verdaderamente alucinantes desde que Luís XIV contrajo matrimonio en su catedral con Maria Teresa de Castilla.
Pasea por sus calles adoquinadas que siempre te llevan al mar, admira las aguas tranquilas de su puerto pintoresco, date un baño de mimos en su centro de Talasoterapia y COME en la Vie de la Republique.
Ya tengo el lugar perfecto para retirarme a los 70.



A Bayona la llaman la Venecia de la zona. No diría yo tanto pero es, sin duda, un enclave fantástico. Ciudad amurallada con una Catedral gótica impresionante y con este claustro donde meditar y encontrarte contigo.


Calles peatonales por doquier, paseos por la orilla del río y chocolate en esta maravilla de chocolatería con dos siglos de antigüedad donde lo sirven de esta original manera:



Chocolatería Cazenave, desde 1854. Atraviesas la puerta y te teletransportas un par de siglos.





Y siguiendo en Bayona, vuelve a COMER, esta vez en una crepería sin parangón llamada A la Bolée (en la Plaza Pasteur justo al lado de la Catedral), no te podrás acabar los maravillosos crepes dulces o salados y el precio te dejará estupefacta.



Luego está Biarritz: maravilloso paseo marítimo, puertecito de pescadores (donde COMER buen pescado), ambientito surfero, palacios y más palacios a la orilla del mar.







Y esta pastelería donde DEGUSTAR unos macarons de fruta de la pasión y chocolate que te harán caer dos lagrimillas, una por cada ojo.



En una esquina de la Rue du Port Vieux encontrarás Les Enfants Terribles, tiendecita con ropa de inspiración vintage donde cometí el error de no comprarme el vestido del que me enamoré. Tal renuncia me hizo pasar el primer duelo de mi vida por separarme de algo que nunca llegué a poseer ;-)


¡Aix, Biarritz, maravilloso refugio donde retirarse YA!


Pero si sientes que de pronto el glamour te supera, apártate apenas unos kilómetros al interior y visita pueblos tan encantadores como SARA, AINHOA, o ESPELETTE (famosísimo por sus pimientos)... Donde los caseríos típicos se mezclan con los prados de un verde intensísimo. A pesar de ser un pez de ciudad por primera vez sentí deseos de retirarme a uno de estos enclaves sin más posesión que mi Nespresso con mil cápsulas y sin más obligaciones que cuidar de mi rebaño de ovejas y ver las gotas de lluvia tras los cristales... Y así, día tras día, hasta olvidarme totalmente del estrés que invade mi vida.


No abandones la zona sin darte un paseito encantador por Saint Jean du Pied de Port, visita obligada de peregrinos que caminan hacia Santiago. Sus murallas y su ciudadela se conservan asombrosamente bien. Los puentes que cruzan el río y sus calles adoquinadas de camino al fuerte te harán sentir en una época de villanos y princesas.




Que estupendo es descansar, desconectar y ver mundo. Pero como siempre lo verdaderamente importante es volver bien para poder contarlo. Estar de nuevo en casa es el mejor de los regalos.
Así que OS DESEO UN MARAVILLOSO RETORNO A LA COTIDIANIDAD.