domingo, 29 de enero de 2012

UN DÍA PERFECTO



Ayer desperté viendo que Olivia del maravilloso blog de cocina ¡HOLA OLIVIA! ha decidido que mi blog le inspira. Como no tengo mucha práctica en esto, siendo como soy, una novata total, he tardado en darme cuenta que es una especie de premiecito que puedo poner en mi blog y que pienso plasmar como una gran condecoración porque me da una alegría tremenda viniendo, como viene, de otra bloger que tiene un estupendo espacio que sigo y admiro.
Empecé en esto tras una convalecencia. Sólo había hecho un blog una vez que no duró más que unos meses y que utilicé como una manera de comunicarme con mi familia y amigos durante el tiempo que viví en Nueva York. Y he de decirte que no solía visitar otros blogs, excepto el de mi amiga Papamba de RAICES Y PATAS y que ni siquiera sabía que la mayoría de seguidores cuando tienes un blog eran personas que también tienen blogs. Hasta ahí llegaba mi ignorancia. Se que suena como esos que entran en Gran Hermano y dicen que nunca lo han visto, pero en este caso es verdad.
Creé AMITY como una manera de estar en contacto con mis amigas, otro espacio que compartir. Y no pensé, de entrada, que gracias a ello encontraría otras amigas, las virtuales, las otras bloggers,  a las que apreciaría aun no habiéndolas visto nunca.


Por eso hoy quiero tener un día perfecto con ellas: 
El día empieza visitando a Yolanda de CREALALUNA para que me sugiera cual es el mejor complemento para acompañar mi look de hoy, necesitaré su experta opinión, porque seguro que cuando me enseñe en vivo y en directo sus obras de arte seré incapaz de decantarme y querré llevármelo todo.
Después comería con Papamba de RAICES Y PATAS y con Olivia de ¡HOLA OLIVIA! Papamba elaboraría los primeros y Olivia los postres... Y yo ya estoy babeando sólo de pensarlo.
La tarde quiero pasarla con Conchy de PASIÓN POR LA VIDA. Conchy, querida, tú y yo tenemos tanto de que hablar!!! Se que no pararíamos en horas y como aún guardaré un huequecito espero acompañar la conversación con un buen café y dos o tres de tus dulces truchas (o cualquier receta autóctona que se te ocurra).
Después un poquito de ejercicio de la mano de Milena de EN DANZA con la que haría una buena clase de yoga o de Ballet. Milena me transmite paz sólo con leerla.
A la salida un poco de shopping por los Madriles con Idoia de EL CLUB DE LAS MUJERES REALES y un tesito en uno de esos garitos maravillosos que ella conoce como nadie. Por supuesto inmortalizaríamos el momento con la ayuda inestimable de Mary Jane!
Encontrado el estilismo de noche ideal nos reuniríamos todas para cenar. Sería maravilloso teneros cerquita a todas juntitas y poder disfrutar de vuestra presencia en vivo y en directo tanto como lo hago por la vía cibernética, deleitándome con cada una de vuestras vivencias, ideas o platos en forma de POST 


¿No es un día perfecto?

Y, ahora, por lo visto tengo que contestar este cuestionario:

Serie a la que te has enganchado últimamente: Está bien, lo reconzco, desde que estuve en NY me enganché a Sex and the City.
Una ciudad: Mejor tres: Barcelona, Nueva York y Amsterdam, por este orden.
Un capricho cumplido: Vivir en Manhattan. Era más que un capricho.
Un lugar para enamorarse: Una escuela, rodeada de niños con gran intuición, que supieron antes que yo que estaba enamorada de otro de los "profes".
Un objeto de deseo: en un anochecer de chicas imposible resistirse a un buen Mojito.
Una isla: También tres: Santorini por lo que viví, Ibiza por quien tengo y Las Palmas porque me gusta y porque está Conchy!. 
Un diseñador: La combinación entre Sonia Sayago (mi amiga diseñadora), Manuela Brazal (mi tía que cose y crea como nadie) y yo misma. De ahí salen unos  estilismos inauditos. 
Un sabor: siempre chocolate.
Una fruta: cerezas.
Una cadena de Tv: dependiendo del estado de ánimo.
Un complemento: las joyas de Yolanda.
Lo mejor de la tele: Españoles en el Mundo, Callejeros Viajeros, cualquier cosita que me pasee por el mundo.
Un plan de domingo de otoño: Comer setas en el Montseny.
Postre favorito: Cualquiera de chocolate y las mega bandejas de frutas de Alberto papá.
La última canción que se te quedó en la cabeza: La primavera, de Estopa.
Una actriz: Kate Winslet.
Un actor: Anthony Hopkins
Una revista: Elle.
Un sueño: está en proceso. 
Último vicio: me encanta el café a todas horas.
Lo que me molesta: No tener más tiempo libre.
Blanco o negro: Ambos. 
Tu mayor fobia: cucas.
Tu color favorito: azul.
Tu animal: hoy por hoy mis pececillos.
Día de la semana: Cualquiera en buena compañía.
Perfume que estás usando: siempre Coco Chanel. 
Tienes las uñas pintadas: hoy sí.
Última vez que usaste las sombras: cuando me pongo divina las uso... ¿Anoche?
Mi pasión: mi hombre, mi familia, mis amigos, la danza y VIAJAR.
Mi prenda favorita de otoño: no me decanto por una. 
5 hábitos extraños: ¿extraños? ¡ninguno!... Quizás lavarme mucho las manos y, últimamente (lo confieso) mirar si me habéis dejado algún comentario en el blog.



Y ahora 15 blogs que me inspiran Y QUE NO PODÉIS DEJAR DE VISITAR. Aquí mis condecorados:
MI ESTILO ES ASÍ.
AVENTURAS Y DESVENTURAS DE UNA PERIA EN NEW YORK.
DISPERSTRIP: UNA FILOSOFÍA DE VIDA.

domingo, 22 de enero de 2012

LAS PERIAS SE VAN DE BAÑOS


"Un amigo es aquel que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere" Elbert Hubbard.


Ayer fue un día estupendo. Había encuentro periuno, lo cual siempre es altamente reconfortante para cuerpo y espíritu.
Mis perias son mis amigas del alma, nos conocimos hace veinte años cuando estudiábamos aquello que antes se llamaba BUP y fue como un encuentro místico entre cinco almas gemelas que nunca más se separaron... Siempre hicimos gala de una bendita inmadurez que nos hizo ser "non gratas" en algún que otro distinguido círculo de chicas guays, porque ya se sabe que a esa edad lo que se lleva es ser súper madura. Nosotras estábamos todo el día diciendo chorradas y riendo sin parar, con lenguajes inventados, con nombres inventados, con personajes inventados...
No creas que los años nos han cambiado demasiado. Porque, si bien es verdad que el tiempo ha pasado, que la vida nos ha dado algún que otro disgusto, que hemos asumido responsabilidades y que nos hemos hecho mujeres de provecho, no es menos cierto que cuando estamos juntas vuelve a brillar esa bendita locura y sale nuestra parte auténtica, la de verdad, sin aditivos.
No puedo explicarte lo que es ser peria. Sólo te diré que para nosotras es mucho más que formar parte del club más selecto del mundo.
Las necesito. Porque mi vida no sería igual sin nuestros encuentros, sin nuestras charlas hasta el amanecer, sin nuestros gabinetes de crisis, sin nuestros peria's night, sin nuestros viajes, sin la posibilidad de aliviar mis penas y de compartir mis alegrías con ellas. Saben exactamente quien soy, conocen mi vulnerabilidad y me levantan cuando me caigo.
Te las presento: Arama es divina y sibarita. Me asesora con sinceridad y siempre me descubre unos sitios maravillosos. Luca es la distinción, la inteligencia y la belleza. Maes es mi mentora, Maestra absoluta de sabiduria. Ditux es mi coherencia, mi fin del sufrimiento, mi allanadora de caminos.
Ya ves que no pararía de hablar de ellas, pero la intención de este post era descubrirte el maravilloso plan del que gozamos ayer.
Todo empezó con un paseo por El Born que se ha transformado en los últimos años para convertirse en unos de los barrios mas de moda de Barcelona. Hacia el este de las Ramblas en el otro extremo de la Vía Laietana su laberinto de callejones antiguos está lleno de bares de tapas y cócteles modernos, restaurantes iluminados por velas y boutiques de moda. Reza un dicho muy nuestro: "Gira el mon i torna al Born" (que viene a significar que pasees por el mundo pero que vuelvas siempre a este barrio. Para mi es del todo verdad).
Pasamos cerquita de la encantadora calle dels Petons (de los besos) e hicimos una parada para admirar la sorpresiva belleza del convent de St Agustí. Convertido en centro cívico, abierto al barrio y dinámico, especializado en el fomento de arte emergente y vinculado a la música y a las nuevas tecnologías. Es un lugar vivo de gran belleza arquitectónica y mayor encanto.


Enseguida hicimos la primera parada para repostar en Bocamel, un acogedor café en el Carrer Comerç que pone a tu disposición placeres dulces y salados con ingredientes de primera y elaboración propia. Pan, bombones, cupcakes, muffins... y una lista interminable de delicias.


Después de un rico cafetito con buen acompañamiento, una enorme puerta al bienestar se abría para nosotras:


Teníamos reserva en AIRE DE BARCELONA. Los baños árabes de la ciudad.




Restauración fidedigna de unos antiguos baños árabes. Ofrece un recorrido por aguas a diferentes temperaturas, que alternas con baños de vapor en el hammam, con la flotación en el agua salada o el relax absoluto en el enorme jacuzzi. Y que para colmo de placer puedes complementar con un buen tratamiento corporal. Todo ello aderezado constantemente con te y agua de pomelo.
Nos encantó relajar cuerpo y mente en tan embriagador espacio. Aunque a decir verdad nos costó algo cumplir uno de los requisitos fundamentales: el silencio. Porque mientras emitíamos constantes onomatopeyas de placer al sumergirnos en las aguas calientes, Arama nos deleitaba con una ponencia única sobre las múltiples propiedades del aceite de argán que acabó con el pacto (que surgió de la manera más natural) de programar inmediatamente un viaje periuno a Marruecos para traernos aceite de argán en cantidades industriales que debe servirnos de aquí a la tercera edad para que nuestros escotes, cuellos y cabellos permanezcan erguidos, brillantes y luminosos. (Adoro a estas chicas!!!).
Las aguas nos dieron hambre, así que tras un breve proceso de divinización en el vestuario de los baños (que dicho sea de paso está absolutamente dotado de todo lo imprescindible) abandonamos el lugar y caminamos en dirección al garito elegido para comer:




Un restaurante Mexicano súper de moda, que nos encanta. Por sus platillos exquisitos, por su atmósfera desenfada y por su decoración absolutamente Kitstch (está bien, algo también tienen que ver sus mojitos a 3'50. Las perias adoran un buen mojito).


El postre lo tomamos en Alsur Café. Consistió en unos ricos alfajores de chocolate. Envueltos en la atmósfera relajante y distinguida que siempre te ofrece esta cafetería - tetería.



Que no puede encontrarse en un lugar más privilegiado, justo enfrente de esta perla modernista  Patrimonio de la Humanidad que es el Palau de la Música.



Vuelta al Born, aproximación al Paseo de Gracia, confidencias sin fin... Se nos hacía tarde y yo tenía cena y nada de tiempo para un retoque. Un paseo por Sephora lo arregló de un "brochazo" que complementó en un increible golpe de suerte, un amable peluquero que se ofreció, él solito, para ponerme estupenda en cinco minutos. Salimos con alguna adquisición y algún nuevo fichaje de ese templo de la cosmética que cuando viviamos en New York llamábamos "El Spa". Porque teniendo la gran suerte de estar nuestro apartamento tan próximo a Times Square siempre hacíamos una visita al Sephora de Times (que cerraba a horas intempestivas) justo antes de llegar a casa... Allí lo probábamos todo, nos poníamos cremitas y no siempre comprábamos pero siempre salíamos divinas y relucientes.

Antes de la despedida nos hicimos un té en Cornelia & Co, lugar que se define a sí mismo como "una charcutería en la que encontrar pan, una destacada bodega en la que, por supuesto puedes tomar te. Una carnicería en la que encontrar marisco del día y una boulangerie en la que puedes tomar pasta fresca elaborada por un artesano que da un nuevo sentido al origen italiano".

En la mesa de al lado teníamos nada menos que a cinco viejitas divinas que olían a laca y a Chanel nº 5 y que acompañaban su conversación con unos maravillosos Gin Tonics. Nos vimos totalmente reflejadas en ellas y  nos trasladaron al año 2050, cuando seremos nosotras las que olamos a laca y a Chanel y tomaremos Gin Tonics a las 8 de la tarde, hablando de temas diferentes pero siempre interesantes, y por supuesto
JUNTAS.




domingo, 15 de enero de 2012

REGALAME TIEMPO


Ya te he contado alguna vez que tengo una amiga hermana. El destino la puso en mi vida antes que al uso de razón y compartimos escuela, juegos infantiles y tardes interminables de dibujo y danza al son del Último de la Fila (en cassette substraído a su hermano mayor)... Más tarde el instituto, el paso a la adolescencia, los primeros amores y los definitivos. Los proyectos vitales. Y siempre los secretos y los ataques de risa. 
Hace muchos años que nos entendemos sólo con la mirada, aun así cuando estamos juntas charlamos sin tregua.
Estas fiestas me preguntó que le pedía a sus Majestades de Oriente para que me dejaran en su casa y no me lo pensé ni dos segundos: Quiero que me dejen un "Tíquet Regalo" en el que ponga claramente VALE POR UN DÍA JUNTAS.
Mi amiga hermana tiene dos lindezas a las cuales adoro y que no cambiaría por nada. Pero desde que ellos vinieron al mundo nuestra vida sin horarios ni preocupaciones se extinguió en un suspiro... Y aveces, aunque sea egoísta reconocerlo así, abiertamente, ¡LA ECHO TANTO DE MENOS!!
Los Reyes son mágicos y me concedieron el deseo que se materializó esta semana. Mi querida me regaló tiempo y eso es lo que parece que no ha pasado por nosotras cuando estamos juntas. Porque estar con ella es como siempre: confianza a raudales, hablar hasta por los codos y disfrute máximo de la compañía mutua.
Empezamos el día paseando el Paseo de Gracia, con una paradita en H&M para ver si aun había algo que rebajear. El sistema sí ha cambiado porque ahora revisamos todas las secciones y lo mismo estamos probándonos leggins que seleccionando horquillitas o zapatitos infantiles.
Seguimos en ruta visitando alguna que otra de las tiendas que más nos gustan y que no se pueden dejar de chafardear cuando Barceloneas. Nice Things  es una de mis preferidas en la versión que sea: Temporada, Mini (para nenes) o en el Outlet de la calle Girona donde siempre encuentro verdaderas gangas.

Alguna paradita en cualquier café y vuelta al ruedo.
Rambla arriba, Rambla abajo, disfrutando del gentío y de las temperaturas primaverales que nos ofrece la ciudad.

Y ya sabes que cuando el hambre aprieta lo más mínimo yo no le digo ni "mu" y me lanzo a los sabores diversos y a una buena copita de vino y soy la más feliz. Si además la compañía es insuperable el bienestar brota por cada átomo de mi humilde existencia.
Comimos en Les Quinze Nits (Las Quince Noches) un Restaurante del Grupo Andilana con buenos precios y mejor ubicación.

Una mesita en un ventanal nos ofrecía estas vistas de la Plaza Reial.

La sobremesa fue generosa, sin ningún tipo de prisas y mucho de que hablar.

Cuando nos decidimos a levantarnos el Barrio Gótico nos esperaba. Callejearlo es siempre una experiencia única y multisensorial. Porque ves preciosidades, porque oyes el agua de sus fuentes y el sonido de los músicos en cualquier rincón, porque hueles a incienso al pasar por la Catedral, a jabones en la Plaça de Felip Neri y a historia por cada uno de sus rincones... Porque sientes la energía de la piedra y el privilegio de encontrarte en un lugar único, envuelta de paz en una ciudad tan grande, cual oasis en medio del gentío.

Nunca pasees por aquí sin tocar la tortuguita del buzón modernista de la casa Acrediano, justo por detrás de la Catedral.

Aquí donde hoy se ubica el Archivo de la ciudad, estuvo situada la Sede del Colegio de Abogados. El buzón es una joya modernista que plasma la agilidad con las golondrinas, la lentitud con la tortuga y el entramado administrativo con la hiedra, presentes en todo proceso jurídico... Y esta tortuguilla dicen que es traedora de suerte y cumplidora de deseos.
La última parada fue en la Crepería del Mar recién abierta en Ronda Universitat donde no me dejaron hacer ni una foto, pero el espacio amplio, los productos naturales y los grifos abiertos que chorreaban chocolate, bien valen una recomendación.
Se nos hizo de noche y nos despedimos... Se de sobras que a esas alturas su mente,  su corazón y sus cinco sentidos ya estaban con sus niños desde hacía rato, aunque aun era mía en presencia. 
Volvimos a casa con alguna que otra linda adquisición material y con la riqueza inmaterial que sólo puede brindarte un buen día de amigas.
Así que amiga querida, gracias por 30 años de momentos y por este día... Y, ya sabes, cuando no sepas que regalarme
                           REGALAME TIEMPO.


sábado, 7 de enero de 2012

PONGAMOS QUE HABLO DE...

Allá donde se cruzan los caminos,  donde el mar no se puede concebir, donde regresa siempre el fugitivo, PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID. Joaquín Sabina.

Como te decía en este mi hogar salimos huyendo después de las 12 campanadas. Sin embargo, no te dije, que esta vez no era un buen momento para huir. Algún que otro imprevisto de diversa índole nos hacía renunciar a esta tradición tan nuestra.
Hemos empezado años en París, en Estocolmo, en Berlín, en Florencia... Ciudades europeas bellísimas. Pero el 31 de diciembre de 2011 a las 19'30h nos estábamos mirando a los ojos y consolándonos mutuamente con argumentos como: "ya no hay tiempo", "Por un año que nos quedemos no pasa nada", "Lo importante es seguir juntos..." Bla, bla, bla... Me sentía triste, me gusta viajar el día 1 cuando los aeropuertos, las carreteras, los trenes son todo nuestros. Y, me da, que empezar así es un buen presagio.
Ciertamente ya no había tiempo para planificar un viaje a una bella ciudad europea ¿O si? De pronto tuvimos una inspiración divina y decidimos que no hay que ir tan lejos. "¿Nos vamos a Madrid?" Pues claro que si. ¡Madrid es una idea estupenda! ¡Madrid es una ciudad europea preciosa! ¡Madriiiidddd!
Así que fiestecita en casa, doce uvas, maleta exprés, un ratito de descanso y Barcelona - Madrid en cinco horitas por carretera.
Cuando puse un pie en los Madriles no entendí como pueden haber pasado diez años desde la última vez.
Han sido tres días de goce total a base de paseos y buena comida. Tres días - tres kilos, es una proporción más que respetable.
Me calcé mis UGGs Australianas, que han sido, con diferencia, la mejor inversión del año y empezamos el 1 viviendo el ambiente alegre y resacoso de la Puerta del Sol, llena de Madrileños y forasteros que se resignaban a retirarse, impregnados aun del subidón añonuevense.
Le siguió su paseito de rigor por el Palacio Real, La Almudena, la Plaza Mayor y La iluminada Gran Vía.
Y en cuanto nos picó lo más mínimo el gusanillo del hambre nos tiramos al tapeo con total devoción primero por el centro, en esa maravilla de Mercado de San Miguel, de los más antiguos y bonitos de la ciudad (1616), recientemente reformado y que se define a sí mismo como "Centro cultural culinario". Babeas desde el minuto uno porque todo es fresco y riquísimo y encuentras desde ostras, hasta buenos quesos, pasando por chocolate...mmmm... Y unos vinitos que son pecata minuta.
Y luego no puede haber noche de tapeo Madrileño sin un paseito por La Latina con su Cava Baja que estaba hasta los topes.
Y ¡como es ese pincho de tortilla en Juana la Loca!
Pero quedamos tan sorprendidos por las ofrendas de San Miguel que antes de abandonar las calles volvimos a pasar y nos zampamos tres de bacalao y unos olivones de 10 centímetros de diámetro.
El día siguiente empezó con la mentalización que requiere saber que a las 13.30 tienes hora en La Bola para un cocidito madrileño de los de verdad y a las 11 de la noche una mesita en Casa Lucio que te espera con los huevos más famosos de España.
Empezó por tanto con un Paseo por El Retiro y un agua de Vichy... Está bien, ¡Tras un desayuno monumental!


Entre el desayuno y el Vichy nos bajamos La Castellana desde el Bernabeu a Cibeles y luego, nos retiramos al Retiro.. ¿Crees que eso nos ayudó a quemar alguna caloría? No lo se, yo sólo de pensar en el cocido andaba ligera como una pluma.


Y llegó el gran momento.



Esos pucheritos contienen cantidades industriales de cocido madrileño, con su caldito, su col, su carnecita y su chorizo... Y su vino de la casa que hizo que mi tez pálida reluciera cual farolillo.
Dicen que si los madrileños tuvieran que elegir la cocina más rica y tradicional de la ciudad la Taberna La Bola (desde 1880) ocuparía siempre un lugar privilegiado. Servidora corrobora que la fama no es porque sí.
Continuamos disfrutando de la ciudad, con el estomago lleno, sin frío en el cuerpo y mucho más "contentillos" de lo que entramos.
Un paseo por el Madrid más cultural hizo nuestras delicias de tarde: visita al precioso edificio de Caixa Forum, joya arquitectónica donde las haya con su fachada rojiza y su jardín vertical, un paseito por el Prado y una adquisición en los puestos de libros de la Cuesta de Moyano.
Un día tenemos que hablar de David Safier y de sus libros deliciosos a base de prosa ligera y humor inteligente (seguro que te suena por Maldito Karma). El último es Yo mi me contigo. Me lo he traído de Madrid y ya te contaré.
Impregnados de cultura nos fuimos a ver el ambientillo selecto de la Calle Serrano en el primer día de rebajas y tengo que decirte que sobrepasando los límites del pecado... ¿Me compré algo en Gucci??? ¡NOOOOO!!!! Me zampé un chocolate con roscón en Mallorca.


Hija que distinción hay en este Barrio de Salamanca, si es que sólo de ver escaparates como estos te dan ganas de quedarte a vivir.

Y este de La Bombonería Santa ¿Qué importa que den el kilo de chocolate a 60 euros? No cobran por mirar... ¡Ni por oler!
Se acercaba el gran momento... Un retoquito en el hotel que me voy a Casa Lucio.


Dice el señor Alberto que ostenta el privilegio de haber regentado el mejor chiringuito de playa con exquisita cocina, de toda la costa del Maresme (y que nadie le ha podido arrebatar tal privilegio a pesar de que la ley de costas le obligó a cerrar hace 17 años), que el día que los huevos fritos valgan dinero por fin valoraremos que son un gran manjar. ¡Que verdad tan verdadera!!
Lucio ha sabido hacer negocio de los huevos y de una cocina sencilla a base de buenos ingredientes.

Unos trocitos de cochinillo acompañaron los huevos estrellados porque se sentían muy solos.
Comimos rodeados por la discreción del cantautor Juan Peña y la estridencia hecha persona de Leticia Sabater que seguramente es buenísma muchacha pero como diría mi querido Val es histriónica perdida. Fue como tenerla dentro de mi plato toda la noche. Tales dosis de griterío y risas descompuestas me hicieron concluir que es tan "chupi-guay" como parece en la tele... ¡O más!
Y frente a eso la sensatez del señor Lucio, ese hombre que empezó como botones, que se hizo mundialmente famoso y que sigue ahí al pie del cañón, pendiente de saludarte y darte las gracias y que según parece, le da igual que te llames Leticia, Juan Carlos I, o Nica, a secas.

El tercer día tocó despedida y retirada. Pero dijimos adiós con el firme compromiso de volver a la capital con mucha más frecuencia.
En los viajes siempre hay dos momentos clave. El primero es cuando sales, maletilla en mano, con ese subidón que te da saber que vas a vivir nuevas experiencias. El segundo es cuando llegas, maletilla en mano, con ese bajón que te da saber que se acabó, que mañana trabajas y que hay que poner tres lavadoras... En ese momento, me tomo un segundito antes de subir, miro mi piso desde la distancia y pienso, satisfecha, que por más que ame viajar, lo importante siempre es LLEGAR.